11 Nov, 2019 por

Apego y regulación de las emociones en la infancia

por: Lic. Psicología  Nadia Estefanía Urrutia Consultorios MABAC

 

Al nacer ninguno de nosotros somos capaces de regular nuestras propias emociones. La relación más temprana que se establece y nos permite aprender a regular nuestro sistema emocional es la vinculación afectiva o apego con el cuidador más próximo, que será el responsable de responder a nuestras señales o reacciones emocionales. Por lo tanto, la familia es el primer referente social, por lo que su papel es esencial a la hora de configurar los esquemas que regularán la interacción futura del niño con el entorno.

La experiencia de un niño con sus padres tiene un rol fundamental en la capacidad posterior del niño de establecer vínculos afectivos y que las funciones principales de ellos serían proporcionar al niño una base segura y, desde allí, animarlos a explorar; es importante que el niño pueda depender de sus figuras de apego y que éstas puedan contener y proteger al niño cuando lo necesita.

Estos lazos o vínculos afectivos que se establecen y perduran en el tiempo hacen sentir al individuo los primeros sentimientos positivos (seguridad, afecto, confianza) y negativos (inseguridad, abandono, miedo)

Con respecto a las estrategias de regulación emocional, podemos describir los Tipos de apego:

Apego seguro: se utilizan mayormente estrategias de búsqueda de proximidad, afiliación, exploración; alta expresión de las emociones y búsqueda de apoyo social.

Apego Ansioso –evitativo: se tienden a utilizar estrategias de inhibición emocional, distanciamiento de lo emocional y afectivo, exclusión de recuerdos y pensamientos dolorosos, inhibición de búsqueda de proximidad, supresión de emociones negativas y distanciamiento de los contextos de apego.

Apego ambivalente: se utilizan con mayor frecuencia estrategias de búsqueda de proximidad hacia las figuras de apego, hipervigilancia, inhibición emocional, atención directa al estrés, acceso constante a recuerdos emocionales negativos, activación crónica y disfuncional del sistema de apego. El niño muestra rabia, aunque quisiera estar con su madre o cuidador.

Apego desorganizado: En la separación el niño se comporta de forma confusa.

La teoría del Apego, considero es el enfoque conceptual desde el cual hoy se analizan temas tan relevantes para la conducta humana como la dinámica de las relaciones afectivas a lo largo de todo el ciclo vital.

 

 

 La teoría del Apego tiene como precursor al psiquiatra y psicoanalista John Bowly, quien afirmaba que los seres humanos venimos programados biológicamente para construir vínculos con los demás como una forma de supervivencia.

La teoría surge cuando la ONU le solicito a Bowly que realizara un folleto sobre las dificultades que experimentaron los niños huérfanos y sin hogar en la Segunda Guerra Mundial.