A través de un comunicado, la compañía advirtió que el sector tabacalero tiene en la Argentina una presión fiscal cercana al 80% del precio de venta del producto al consumidor, lo que la ubica entre las más elevadas a nivel mundial.