4 Mar, 2020 por

Candela Ehulech: «La tasa de obesidad en niños y niñas es cada vez más alta»

La especialista se refirió a las cifras alarmantes que hay en el país. Cómo influyen la educación y la cuestión familiar en la alimentación de los chicos.

Los primeros llamados de alerta llegaron de la Encuesta Nacional de Nutrición realizada en 2006, que indicaba el aumento en la cantidad de niñoscon talla baja y obesidad. Los números actuales confirmaron la tendencia y hoy es una realidad.

La nutricionista Candela Ehulech hizo un análisis del fenómeno y de la necesidad de mejorar la educación de padres e hijos en torno a la alimentación.

¿Existe el riesgo de una generación de niños con sobrepeso y talla baja?

Sí, claro. Hoy en día, la tasa de obesidad en niños y niñas es cada vez más alta, superando el 40% de la población infantil argentina de entre 5 y 17 años, según la encuesta Nacional de Nutrición y Salud realizada en el 2018. Los niños con sobrepeso y obesidad presentan alteraciones endocrinas, por lo que muestran una velocidad de crecimiento mayor que sus pares, y luego de la pubertad esto disminuye, por lo que puede presentarse baja talla en la adultez.

Además de la talla y el peso, ¿la mala alimentación puede ser generadora de enfermedades graves?

La obesidad conlleva múltiples factores de riesgo, que no se manifiestan necesariamente en la infancia, sino que se desarrollan mayormente en la adultez. Algunos de ellos son el riesgo cardiovascular, hipertensión arterial, colesterol alto, diabetes, alteraciones óseas y articulares, apneas del sueño, hígado graso y cáncer. Y lo importante es que estos factores de riesgo o enfermedades se relacionan entre sí, por lo que en la obesidad se presenta un cuadro de varias alteraciones.

¿Cuáles son los alimentos indispensables para el crecimiento de un niño de entre 0 y 2 años?

Los niños y niñas recién nacidos hasta los 6 meses de edad deben preferentemente alimentarse de forma exclusiva por lactancia materna. Pasado ese período, aumenta su requerimiento, por lo se deben incluir alimentos fuente de vitaminas, minerales y fibra tales como verduras, frutas, legumbres y cereales, hierro, proteína y calcio a través de carnes magras y lácteos, y grasas saludables a través de aceites en crudo, pescados y huevo.

¿Qué deben tener en cuenta los padres a la hora de la alimentación de un niño?

Es importante que incorpore desde bebé una variedad de alimentos, aunque posiblemente necesite darle a probar en varias ocasiones hasta ser aceptado, pero es el momento donde se desarrollan su paladar y sus gustos. Por otro lado, no hay que insistir en que termine su plato, el niño comerá según sus necesidades. Hay que evitar comprar alimentos azucarados, ultraprocesados, gaseosas y jugos, ya que el niño aprende y conoce los alimentos a partir de lo que hay en casa. Los padres deben ser el ejemplo en cuanto a qué consumir.

¿La alimentación es un proceso educativo y cultural?

Claro que sí, la educación es un pilar fundamental para que el niño adquiera hábitos saludables a la hora de comer, pero siempre está el lado cultural, lo que su entorno consume, propagandas, lo que ve en el kiosco, etc. Por eso creo que hay que encontrar el equilibrio entre las herramientas que le podemos transmitir al niño en cuanto a qué es saludable y qué no.

¿Qué tan malos son los carbohidratos en la dieta de un niño?

Los carbohidratos son fundamentales en un niño, ya que son la fuente principal de energía, para su crecimiento, lo importante es el tipo de carbohidratos a consumir. No es lo mismo un alfajor, galletitas o un jugo azucarado, que una hamburguesa de legumbres, un sandwich de pan integral con vegetales o un tazón de avena con yogur. Todos estos alimentos tienen hidratos, pero debemos elegir los hidratos con fibra, naturales, y no los ultraprocesados que no dan saciedad y son altos en calorías.

En términos generales y de acuerdo con tu experiencia, ¿creés que los neuquinos tienen buenos hábitos de alimentación?

Los neuquinos estamos en un proceso de toma de conciencia, la ciudad nos ofrece cada vez más lugares para realizar actividad física que motivan a movernos más y a cuidar nuestra salud, y ahí es donde surge el interés por tener una alimentación saludable, pero creo también que hay falta de información y falta de organización para realizar comidas caseras. Recaemos en la comida rápida, el salteo de comidas y el picoteo.

-> Opciones para alimentarse

La nutricionista Candela Ehulech reconoció que no es sencillo mantener una alimentación saludable en familias de bajos recursos. No obstante, dijo que existen alternativas para reemplazar productos que hoy están con precios muy caros para mantener el aporte de nutrientes. ”Los lácteos y las carnes son fuentes de proteínas, estas pueden ser adquiridas a través del huevo, garbanzos, lentejas, porotos, avena, soja, entre otros. También se pueden seleccionar carnes más accesibles como pata muslo o alita”, explicó la especialista en nutrición.