30 Nov, 2019 por

Condenaron a prisión perpetua al asesino de Delia

La condena se dio a conocer este viernes por la tarde, luego de que la audiencia de cesura fuera suspendida a la mañana. Es la única pena prevista en el Código Penal para este delito. Además de la pena, el tribunal ordenó seis meses de preventiva hasta que la condena esté firme.

A un año del femicidio de Delia, Diego Tolaba fue condenado a perpetua

Exactamente un año después de que Delia Aguado fuera golpeada y asfixiada, su ex pareja y padre de sus hijos, Diego Tolaba, fue condenado a prisión perpetua por el demicidio. Además, le extendieron la preventiva por otros seis meses, por lo que deberá esperar las instancias de apelación tras las rejas.

La condena la dio a conocer este viernes por la tarde la jueza Carina Álvarez, luego de que las partes acusadoras solicitaran que Tolaba sea condenado a perpetua, tal como lo establece el Código Penal para el delito por el que fue hallado culpable por un jurado popular, que fue el de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género -femicidio-.

«Estamos ante una pena realmente perpetua, no voy a plantear la inconstitucionalidad pero voy a plantear ciertos aspectos. Como está hoy la prisión perpetua legislada solo es un castigo y es la negación del carácter humano de la persona que recibe este tipo de penas, primero porque no es de readaptación. Es claramente una pena inhumana, cruel», sostuvo el defensor Fernando Diez, y teniendo en cuenta el principio de resocialización, solicitó que se revise la condena una vez cumplidos los 20 años de prisión.

Esto fue fundado a través de un precedente del fallo por el crimen de Fernanda Pereyra y mencionó un estatuto que permite la «reducción de penas para delitos graves una vez transcurridas las 2/3 partes de duración». «Si esto puede ocurrir en delitos excepcionales, mucho más en delitos comunes», dijo el defensor citando el fallo.

Frente a esto, la abogada querellante, Celina Fernández, que representa a la familia de Delia, contestó: «Un femicidio no es un delito común. Nuestro ordenamiento jurídico no permite excusas frente a la violencia de género, ese es el mensaje que socialmente se tiene que dar».

Finalmente, la jueza Carina Álvarez impuso la prisión perpetua, sin dar lugar al pedido de la defensa y extendió la preventiva.