1 Mar, 2019 por

Cristina, Máximo y Florencia Kirchner van a juicio oral por la causa Hotesur

 

La expresidenta Cristina Kirchner y sus dos hijos Florencia y Máximo fueron enviados a juicio público y oral por presunto lavado de dinero en el caso Hotesur, por la que se investigan el alquiler de hoteles al empresario Lázaro Báez.

Fuentes judiciales informaron que el juez federal Julián Ercolini cerró la investigación y envió el expediente al Tribunal Oral para que se someta a juicio el caso de lavado de 80 millones de pesos mediante el alquiler de hoteles. La acusación detalla la supuesta maniobra a través de la cual los Kirchner se hicieron de los fondos para comprar los hoteles y luego administrarlos, tarea que había sido cedida a una de las firmas de Báez, Valle Mitre SRL.

La hipótesis de la investigación dice que Báez fue quien les prestó dinero para comprar los hoteles y también pagó un alquiler mensual para que Valle Mitre los explotara. Ercolini acusó a 20 de los involucrados de haber formado parte de “un complejo entramado societario” que se puso en marcha “para poner en circulación en el mercado parte de las ganancias obtenidas como consecuencia de la defraudación al Estado (la causa de obra pública)”. Según la causa, fueron un total de 86 millones que desembolsó Valle Mitre a Hotesur por el pago de cánones de alquiler de habitaciones de los distintos hoteles del matrimonio Kirchner: Alto Calafate, Las Dunas y La Aldea. Tras el fin de la feria judicial le espera un año agitado a Cristina Kirchner en tribunales.

Los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques fueron quienes llevaron adelante la investigación y pidieron elevar la causa a juicio oral, decisión que finalmente confirmó el juez Ercolini. La causa penal comenzó en noviembre de 2014 con una denuncia que hizo la ex diputada Margarita Stolbizer por supuestas irregularidades de la firma ante la Inspección General de Justicia (IGJ). “A Cristina Elisabet Fernández se le imputó que en el marco de la asociación ilícita que funcionó cuanto menos entre el 8/5/03 y el 14/12/16 y de la que formaba parte en calidad de jefe, diseñó, ejecutó y dirigió un esquema de reciclaje de fondos de origen ilícito por medio del cual se legitimó -al menos desde el día 10/6/05 y hasta el 12/11/15- a través de la actividad hotelera desarrollada por los hoteles Alto Calafate y Las Dunas, una porción de dinero de procedencia ilegítima que era canalizado por las empresas del grupo Báez, producto de la defraudación al Estado nacional a través de la obra pública vial en la provincia de Santa Cruz a favor de la acusada, Néstor, Máximo y Florencia Kirchner”, señala el juez en su fallo.

Asimismo, siguió: “Crearon y mantuvieron una compleja estructura societaria, financiera, económica y contable en la que intervinieron con distintos roles, a los fines de poner en marcha y ejecutar el proceso de blanqueo de fondos ilícitos”.

 

 

Fuente: Perfil