20 Ene, 2020 por

Dos familias que abren sus corazones a los refugiados sirios

Viven en San Martín y ayudarán a los sirios que llegan a la ciudad. La historia llegó a sus oídos casi de casualidad. Durante una de sus habituales esperas en la academia de danzas a la que asisten sus hijas, Inés Pinto y Agustín Altafini supieron que existía una familia de refugiados sirios que necesitaba ayuda. Sin dudarlo, se convirtieron en sus patrocinadores y ahora esperan por su llegada para trabajar en una red de contención que les permita integrarlos con rapidez a la comunidad de San Martín de los Andes.

Inés y Agustín son una pareja de docentes oriundos de Buenos Aires, padres de tres hijos. Hace unos 14 años decidieron abandonar la gran ciudad para apostar a una nueva vida en un destino rodeado de naturaleza. Así, llegaron a San Martín de los Andes y enfrentaron el duro desafío de encontrar trabajo, un hogar y nuevos amigos en una localidad desconocida.

Cuando supieron de la familia de sirios que llegaría a San Martín, se acordaron de sus comienzos. «A pesar de las grandes diferencias, para nosotros también fue difícil, y eso que nos mudamos dentro del mismo país y con el mismo idioma», explicó Inés, una docente de plástica que espera con ansias por la llegada de los refugiados, prevista para el mes que viene.

Como el patrocinio está enmarcado dentro del programa Siria del Estado Nacional, tanto Inés y Agustín como Mariel y Sebastián, el otro matrimonio que oficia de llamante o patrocinador, fueron capacitados en los cuidados que deben tener para acoger a los recién llegados. Así, los docentes se enfrentaron a los videos que mostraban con crudeza la realidad del conflicto sirio. «Si para nosotros fue difícil desplazarnos, nos imaginamos para ellos que lo hacen de manera involuntaria y tras pasar mucho tiempo en un campamento de refugiados en un país extranjero», afirmó Inés. Por eso, la pareja también mantiene conversaciones con sus hijos, de 3, 11 y 14 años, para explicarles los recaudos que deben tener para integrarlos a la comunidad neuquina.

«Es bueno que los dos matrimonios llamantes tenemos hijos porque ellos tienen dos nenes de 2 y 4 años, y los chicos enseguida empiezan a jugar aunque no compartan el idioma», aclaró la mujer, y agregó que, sin embargo, les explicaron a los suyos que traten a los pequeños con delicadeza. «A veces vemos que ellos agarran ramitas y juegan a disparar, pero para esos chicos, con todo lo que vivieron, las armas no son un juego», detalló.

Su función como patrocinadores es hacer todo lo necesario para que la nueva familia se integre con rapidez a la comunidad neuquina. Los sirios llegarán junto con otros grupos familiares que desembarcarán en Chubut, Córdoba y Tucumán. Para el grupo que eligió San Martín, los patrocinadores ya reservaron un departamento amueblado que permitirá que tengan un hogar propio. «Lo primero que hacemos es recibirlos en el aeropuerto, los vamos a llevar a su departamento, que queda a media cuadra de nuestra casa, y vamos a conversar sobre sus expectativas y qué actividad quieren hacer acá», sostuvo Agustín, que es docente en una escuela técnica. Según aclararon, lo más importante será colaborar con su aprendizaje del castellano y aportar ofertas laborales para que comiencen a ser autosuficientes.

Sin embargo, ambas parejas saben que la integración de los sirios no será sencilla, por lo que en los primeros meses deberán correr ellos con los gastos. «Tenemos toda la voluntad, pero, como somos docentes, necesitamos ayuda porque no podemos mantener a dos familias a la vez», dijo Inés. Por eso, apelaron a la solidaridad de los vecinos.

«En San Martín son muy pocos los nativos, la mayoría son de afuera como nosotros y llegaron sin nada a hacerse amigos y mejorar su calidad de vida, por eso son muy abiertos y saben entender la situación que pasa esta familia en particular», concluyó Agustín.

Donaciones para aportar a la causa

Si bien los “llamantes” alquilaron un departamento amueblado para la familia de refugiados sirios que llegará a la ciudad, solicitaron que otros vecinos de San Martín de los Andes colaboren con donaciones de elementos que van a ser necesarios para su estadía.

Entre otras cosas, requieren indumentaria para una pareja adulta, para una niña de dos años y un niño de cuatro. También, artículos de limpieza, elementos de botiquín y objetos para equipar la cocina. Los que lo deseen pueden aportar alimentos de todo tipo y ropa de cama.

Si bien ya no está abierta la convocatoria para inscribirse como llamantes, el grupo acepta que se sumen nuevos voluntarios que colaboren con la familia, con el objetivo de que ellos aprendan el idioma y tengan más contactos para encontrar una salida laboral.

Todos los que deseen hacer sus aportes pueden comunicarse al correo electrónico patrociniocomunitarioSMA@gmail.com o a los teléfonos 0294-154637911 (Inés) o 0294-15615286 (Mariel). También pueden seguir las últimas novedades en redes sociales. En Facebook aparecen como patrociniocomunitarioSMA y en Instagram figuran como @patrociniosma.