9 Abr, 2020 por

EEUU: Murió de coronavirus «Charlotte» la niña que inspiró el aceite de cannabis

Charlotte Figi tenía 13 años, sufría epilepsia refractaria y es la víctima fatal por coronavirus (Covid-19) más joven en el estado de Colorado.

La lucha de su familia por una mejor calidad de vida inspiró y reconsideró el uso medicinal de aceite de cannabis en todo el planeta.

Charlotte Figi, la niña estadounidense de 13 años que inspiró la creación del aceite de marihuana medicinal más famoso del mundo para el tratamiento de convulsiones, murió anoche por el coronavirus, según informó su familia en las redes sociales y diferentes medios estadounidenses que se hicieron eco de la novedad.

«Charlotte ya no sufre. Ella está libre de ataques para siempre. Muchas gracias por todo su amor, respetemos la privacidad de la familia en este momento», fueron las palabras elegidas por su madre, Page Fiji para comunicar la noticia en Facebook.

En el Facebbok oficial explicaron «Nuestra familia ha estado enferma desde inicios de marzo, pero al principio no cumplíamos con los criterios para la prueba de COVID-19. Charlotte empeoró y en abril 3 entró a Terapia Intensiva. Ese viernes, le hicieron la prueba y salió negativa. […] El 7 de abril tuvo una convulsión por la mañana, resultando en un paro cardiorrespiratorio. […] Dada la historia familiar de enfermedades del último mes, y a pesar de los resultados negativos, Charlotte fue atendida como paciente con COVID-19”

La enfermedad de Charlotte

Charlotte fue diagnosticada con síndrome de Dravet, una forma muy extrema de epilepsia. A los 5 años, sufría al menos 300 convulsiones a la semana y debía usar una silla de ruedas.

Su mamá, Paige Figi, buscó otras opciones cuando los médicos agotaron todas las posibilidades. Y comenzó a darle a su hija un aceite preparado con una variedad de cannabis baja en THC, el ingrediente psicoactivo de la planta, pero alto en CBD, el compuesto cannabinoide. Sólo así, pudo controlar los síntomas de la epilepsia en Charlotte.

Gracias a este producto, las convulsiones de Charlotte se redujeron tan drásticamente que sus padres decidieron dejar de lado las drogas farmacéuticas antiepilépticas.

Con el tiempo, Charlotte pudo caminar, jugar y alimentarse normalmente; y los hermanos Stanley llamaron a su producto CBD Charlotte’s Web en homenaje a la nena cuyo caso comenzaba a aparecer en la literatura académica.

Pero la historia de Charlotte adquirió importancia mundial en 2013, cuando apareció riendo y jugando en un documental de CNN que representó una gran revelación y un baño de esperanza para familias de todo el mundo cuyos hijos padecían enfermedades similares.

«Cientos de familias se mudaron a Colorado en busca de CBD para sus hijos bajo las leyes estatales de marihuana medicinal. La migración fue tan grande que las familias tenían un nombre propio: refugiados de marihuana», contó el matutino The Colorado Sun.

«Charlotte pronto se convirtió en una cara prominente del movimiento de la marihuana medicinal en todo EEUU y el mundo«, agregó.

Las condolencias inundaron la página de Facebook de Paige Figi y el sitio web de Charlotte donde, por ejemplo, los hermanos Stanley escribieron: «Ella era una luz que iluminaba el mundo. Era una niña que nos llevó a todos sobre sus pequeños hombros».

Mientras que el diario The Colorado Sun la describió como «una niña alegre y frágil que lanzó un movimiento que condujo a cambios radicales en las leyes de marihuana en todo el mundo»