12 May, 2020 por

El aislamiento en los más chicos: «Impacta directamente en la salud, no solo emocional sino también físicamente»

Comenzó la cuarta etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio y con ella varios comercios y rubros pudieron retomar su actividad.

Pero ellos, que hace más de 50 días que están en casa y que no tienen la posibilidad de salir siquiera a hacer las compras, siguen esperando las salidas recreativas para poder volver a sentir el viento en sus caras.

Brenda Tomas, es Médica Pediatra y junto a otros colegas de San Martín de los Andes, le enviaron una carta al intendente de San Martín de los Andes explicando su postura a favor de las salidas recreativas.

Lacar digital habló con la Doctora Brenda Tomas que manifestó “El grupo de pediatras, de San Martín, le hicimos esa sugerencia al intendente porque desde hace varios días, casi un mes, venimos viendo los efectos del encierro en los chicos”

El encierro y el distanciamiento de los seres queridos es difícil para la gran mayoría y Brenda Tomas le explicó, a este diario, cómo impacta en la salud de los más pequeños.

“Esto impacta directamente en la salud, no solo emocional sino también física. Desde el punto de vista físico tenemos chicos que no tienen la posibilidad de un patio, un balconcito, un espacio afuera de su casa porque viven en lugares chicos, porque viven en departamentos y esto genera que no tengan acceso a la luz del sol, a la luz del sol directa, que es fundamental para la síntesis de la vitamina D”.

San Martín ya se viste de otoño, los árboles pierden las hojas, llueve, hace frío y el sol se ve cada vez menos.

“Estamos en un lugar donde las horas de luz cada vez son menos, estamos entrando en el otoño-invierno y cada vez vamos a tener menos horas de luz y esto impacta, sobretodo, en la síntesis de la vitamina D; con lo que eso implica para el desarrollo de los huesos de los niños”.

Sin jardín, colegio, amigos y plaza, los días se vuelven monótonos y provocan que se muevan cada vez menos y se refugien cada vez más en las pantallas.

“Tenemos chicos que están más sedentarios, chicos que no hacen actividad física y que no están siendo, de alguna manera, acompañados por las familias para poder continuar con una dieta lo más saludable posible y eso impacta en el peso”.

Es por eso, entre otras cosas, que los pediatras de San Martín de los Andes, le están sugiriendo al intendente, Carlos Saloniti la posibilidad de incorporar las salidas recreativas para los niños.

“Tenemos un aumento de chicos que están teniendo problemas de sobrepeso además de los que veníamos teniendo”, remarcó la Doctora Tomas y agregó “Argentina es el segundo país de Latinoamérica con cifras muy altas de sobrepeso y obesidad en la infancia y adolescencia y esta cuarentena está aumentando aún más las cifras”.

“Las últimas cifras están  en la última encuesta nacional de nutrición y salud y realmente en pediatría impacta. Creo que uno de los efectos de la cuarentena va a ser que van a aumentar esas cifras por la alimentación por un lado y por el sedentarismo por el otro” manifestó la pediatra.

También están sintiendo un impacto emocional muy fuerte al tener que permanecer en sus casas, viendo como la rutina se modificó y sin la certeza de cuando las cosas volverán a la normalidad, si es que eso ocurre.

“En cuanto a la salud emocional y psíquica de los niños los efectos del encierro son claramente visibles”

La médica pediatra explicó a Lacar Digital, que se los puede dividir en tres segmentos:

  • Niños pequeños menores de 2 años,
  • Preescolares
  • chicos en edad escolar y adolescentes.

“En los bebitos o niños menores de 2 años, estamos viendo: trastornos del sueño, chicos que no quieren dormirse, que despiertan muchas veces en la noche, chicos más irritables, más explosiones emocionales, que muchos llaman berrinches, a mi mucho no me gusta la palabra berrinche, pero es normal”.

Los berrinches son “Algo que quiere hacer y no puede  y el niño no puede controlar sus emociones y explota. Porque básicamente es eso, grita, pega, llora, tira cosas, se golpea. Eso se está viendo aún más”.

Algunas características son comunes en todas las edades, como la irritabilidad o la falta de sueño.

“En chicos más grandes, preescolares, podemos ver algunas regresiones. Tienen enuresis (se hacen pis) o encopresis (se hacen caca) también trastornos del sueño, pesadillas, todos efectos que no solamente son por el encierro sino también por la poca capacidad de recursos que muchos papás tienen”.

La falta de herramientas y el miedo a salir de casa, dificulta la tarea del adulto de acompañar y contener

“Muchas veces los papás no saben cómo, tienen pocos recursos para acompañar a esos chicos y al estar en falta un apoyo, porque muchos tampoco quieren ir por miedo a la consulta con el pediatra, entonces no tienen apoyos, muchas veces es como una rueda” indicó la médica pediatra.

Además, la Doctora agregó que “No consultan, se ponen más ansiosos, los papás no pueden resolver o ayudar a resolver esa situación emocional que está atravesando su hijo y el hijo explota aún más esa emoción”.

En el caso de los chicos en edad escolar se suma la responsabilidad de las tareas y evaluaciones,  pero sin contar con un docente que los guie de forma presencial y sin sus amigos, que son, a esa edad, el grupo de referencia y contención.

“En chicos más grandes,  los de edad escolar y adolescentes,  le sumamos el plus de tener sus obligaciones escolares. Un niño con ansiedad, con falta de sueño, con miedo, porque muchas veces el niño no lo expresa pero al ver a sus papás que se visten y desvisten cada vez que van a hacer una compra y están todo el día repitiendo que se laven las manos, que se cuiden, que no salgan, eso genera muchísimo miedo” explicó Brenda.

“Esos chicos, además de todo eso que vivencian en sus casas, hay que sumarle el hecho de que están con la obligación de hacer algún trabajo para la escuela o rendir algún examen, entonces todas estas cuestiones están impactando en su salud emocional. Hay chicos con algunos indicadores que pueden sugerir depresión, por eso es muy importante trabajar todo estos temas con los pediatras” remarcó.

La profesional indicó, a Lacar Digital, que todo esto podría mejorar si los niños pudieran tener salidas recreativas.

“El tema de poder salir, tiene un impacto positivo en todo esto, que el niño pueda dar un paseo, reconocer que no hay que tener miedo sino precaución. Poder ver el cielo, el sol, los árboles sin hojas, porque hace casi 60 días que están adentro y antes los árboles tenían hojas y hoy no. Parece obvio, pero son cosas súper importantes porque el tiempo pasó y ellos estuvieron adentro”.

Finalmente explicó que tomando las medidas correctas se puede mantener un distanciamiento social adecuado que no perjudique la salud.

“La salidas recreativas ayudan, a que el chico, pueda estar en contacto con el mundo básicamente, que sienta que no está detenido a dentro de una casa. Obviamente hay que limitar los encuentros por el momento y hay que seguir con el distanciamiento social, tener una distancia prudencial y con todas las medidas de prevención”.

Finalmente llamó a los padres a comunicarse con sus hijos “es importante todo esto hablarlo con los chicos, con un lenguaje adaptado a cada edad”.

“Estoy convencida de que van a mejorar un montón de cuestiones sobre todo emocionales en los niños que puedan dar un paseo alrededor de su casa”