A partir del domingo comenzará a regir la actualización del impuesto a los combustibles que había sido postergada durante los meses anteriores y que el Gobierno Nacional decretó este viernes.

A través del Decreto 798/2019 publicado hoy en el Boletín Oficial, se estableció la actualización impositiva a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono. La suba impactaría en poco más del 2% sobre los precios finales de las naftas y el gasoil en los surtidores de las estaciones de servicio. Sin embargo, las petroleras podrían incrementar ese porcentaje.

Por lo pronto, según lo anunciado este viernes «para las naftas (sin plomo, hasta RON 92; de más de 92 RON; y nafta virgen) el incremento será de $,0,507 por litro”. En el caso del gasoil, la modificación establecida será de $0,282 por litro, salvo que se destine «para consumo en Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atláltico Sur, el partido de Patagones en la provincia de Buenos Aires y el Departamento de Malargüe de Mendoza, donde será de 0,131».

«Las circunstancias imperantes y la necesaria estabilización de los precios hacen necesario amortiguar el impacto que podría derivarse de las referidas actualizaciones, previendo que los mencionados incrementos del impuesto surtan efectos de una manera gradual», se expresó en el decreto que lleva las firmas del presidente Mauricio Macri; del jefe de Gabinete, Marcos Peña; y del Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.