2 Jun, 2020 por

El Ministerio de Educación realizará una evaluación Nacional

Buscan evidencias para la planificación del retorno a clases presenciales y la reorganización de las actividades educativas.

Se realizará durante junio y julio una evaluación que incluye una encuesta a 30.000 directivos y docentes de todo el país.

El Ministerio de Educación anunció la realización de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica, en la que participarán docentes, directivos y familias, para obtener información precisa sobre la respuesta del sistema educativo argentino en el contexto de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Con esta evaluación, se relevará el estado de situación de la educación en el marco del aislamiento social, y se analizarán los procesos de continuidad pedagógica desarrollados a nivel nacional, jurisdiccional y escolar.

La finalidad de esta iniciativa es brindar evidencias para la toma de decisiones, la planificación del retorno a clases y la reorganización de las actividades educativas, en el marco de la responsabilidad que tiene el Estado Nacional y los Estados jurisdiccionales para garantizar el derecho a la educación.

El ministro de educación de la Nación, Nicolás Trotta, aseguró que «la evaluación Nacional del proceso de continuidad pedagógica y la determinación del regreso físico a las aulas, cuando la salud lo permita, son los dos componentes centrales que debemos tener para trazar una hoja de ruta para este ciclo 2020»

También explicó que «este proceso de evaluación fue aprobado por unanimidad en el último Consejo Federal de Educación, con el acompañamiento de las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el aval de los sindicatos docentes y del Consejo Interuniversitario Nacional».

Trotta aseguró que «el diálogo y el consenso con todos los actores de nuestro sistema educativo, también es central para llevar tranquilidad».

Por su parte, la secretaria de Evaluación e Información Educativa, Gabriela Diker consideró que «La evaluación que estamos proponiendo concierne tanto a las condiciones en las que se aprende como a las condiciones en las que se está pudiendo garantizar la enseñanza».

«Lo que nos preocupa, como principio general, es el modo en que las políticas estatales, tanto nacionales como jurisdiccionales, están permitiendo el cumplimiento del ejercicio del acceso a la educación. Es un relevamiento integral sobre el estado de situación de la educación en este contexto de la pandemia y, en particular, en el contexto de la suspensión de clases», señaló la secretaria.

La evaluación, que fue aprobada por la Resolución 363/2020 del Consejo Federal de Educación, incluye una encuesta en línea con preguntas abiertas y cerradas, así como entrevistas en profundidad, de las que participarán 5.000 directivos y 25 mil docentes de nivel inicial, primario y secundario de todo el país. Asimismo, se realizará una encuesta a 2.800 familias en conjunto con el Programa de Educación de UNICEF.

El relevamiento será implementado por la Secretaría de Evaluación e Información Educativa durante los meses de junio y julio.

Mientras que los resultados preliminares estarán disponibles a partir de julio de 2020 y en octubre se difundirá el informe general de la evaluación.

La misma indagará en las prácticas pedagógicas desarrolladas, las decisiones didácticas que se tomaron, los canales de comunicación utilizados, el tipo de actividades más frecuentes y los materiales o recursos implementados.

También se buscará conocer en qué escuelas continuaron activos los servicios de alimentación y anticipar los problemas que pueden presentarse al momento de retornar a las aulas.

Tanto las escuelas como las y los docentes, vienen utilizando diferentes estrategias para mantener la comunicación con los estudiantes y sus familias y hacer llegar actividades educativas.

A través de la encuesta a directivos y docentes se busca conocer las propuestas educativas que las escuelas y sus equipos llevaron adelante durante el período de interrupción de las clases presenciales, las condiciones institucionales de organización y sostenimiento de la continuidad pedagógica y las condiciones de enseñanza y de organización del trabajo docente.

En este sentido, el Estado Nacional implemento desde el inicio del aislamiento el programa Seguimos Educando que desarrolló un portal con recursos digitales y distribuyó cuadernos impresos con contenidos y actividades dirigidas a los chicos y chicas que carecen de conectividad o de dispositivos digitales.

A su vez se ha puesto al aire una línea de programas educativos para la televisión y la radio, que son los dispositivos que más frecuentemente se encuentran en los hogares.

Cabe aclarar que todas las jurisdicciones desarrollaron sus propios portales o plataformas digitales y produjeron materiales en formato impreso y audiovisual para estudiantes y docentes.

Por eso, la evaluación también incluye un relevamiento sobre las características y alcances de las políticas implementadas desde los niveles nacional y provincial.

Finalmente, se incluye un análisis de la matrícula escolar previa y posterior a la suspensión de clases presenciales con el objeto de diseñar estrategias para la continuidad de las trayectorias educativas.