8 May, 2020 por

El presidente anunciará esta tarde la continuidad del aisalmiento hasta el 24 de mayo

El anunció se hará el viernes desde la Quinta de Olivos

La cuarentena se extiende dos semanas, pero se espera el anuncio de nuevas flexibilizaciones y la liberación de industrias.

La imagen que ya se hizo costumbre cada vez que se acerca el final de alguna etapa del aisalamiento se repetirá la tarde del viernes cuando Alberto Fernández anunciará, escoltado por Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof​, la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo.

El anunció se dará con la novedad de dos aperturas esenciales: volverán a funcionar 1.060 industrias y se retomará, con restricciones, la actividad en algunos sectores del comercio en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

La postal triple se prepara para este viernes en la Quinta de Olivos, al anochecer, y, a diferencia de anuncios anteriores, no estará precedido por una teleconferencia masiva: el miércoles, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro iniciaron una ronda de charlas con los gobernadores para mapear la situación en las provincias.

El día jueves, el Presidente, estuvo al frente de dos bilaterales: una, a media mañana, con Rodríguez Larreta y otra, a media tarde, con Kicillof. De ambas, en Olivos, participó Cafiero, que queda a cargo de sistematizar, firma mediante, las nuevas flexibilizaciones.

El foco del presidente estará puesto en el Área Metropolitana de Buenos Aires y esto no es un dato menor, primero porque es, estadísticamente, la zona roja del COVID-19, que concentra el 65% de los casos y donde la curva de contagios, aún controlada, se mantiene en alza.

Segundo, porque Larreta y Kicillof expresan una diferencia de criterios sobre qué hacer con los comercios en esa zona compartida entre las dos jurisdicciones, que en términos del ataque a la pandemia funciona como un bloque casi indivisible.

El jefe de Gobierno quiere autorizar la venta a la calle mientras el gobernador se muestra cauto sobre esa decisión y se enfoca en la cuestión productiva.

El DNU que Fernández firmará el fin de semana modificará el artículo referido a las excepciones en aglomerados de más de 500 mil habitantes para permitir que se retome la actividad industrial en más de diez sectores, un universo que incluye 1.060 plantas que emplean a unos 200 mil trabajadores en todo el país.

El grueso se concentra en el Gran Buenos Aires, Córdoba y Rosario, aunque hay oficinas logísticas y comerciales en CABA que también retomarán la actividad. Se trata de empresas que pidieron ser exceptuadas y que, tras un análisis de riesgos sanitarios, el gobierno decidió autorizar.

Ese paquete de aperturas Incluye, en la primera etapa, automotrices, indumentarias, calzado y cuero, caucho, plásticos y químicos, papeleras y, entre otros, tabacaleras.

La lista de 1.060 empresas, con su ubicación y la cantidad de empleados, está en la mesa de Fernández y será incluída en las excepciones que luego deberán contar con el OK de cada provincia. No parece, dicen en Gobierno, un problema: la mayoría de los gobernadores pidió reactivar los sectores que se liberarán.

El gobierno nacional se reserva, de todos modos, el poder para anular esas aperturas en caso que se complique la situación epidemiológica.