5 Dic, 2018 por

El protocolo de Bullrich no regirá para la policía neuquina

 

No están previstos cambios en el protocolo de uso de armas de los policías de la provincia en línea con la disposición nacional que flexibilizó la represión armada por parte de las fuerzas federales.

La diferencia fundamental entre el manual neuquino y el federal en esta materia es que la policía de la provincia para usar el arma debe establecer previamente que la o las personas a reprimir están poniendo en riesgo una o más vidas, mientras que las fuerzas federales podrán hacerlo incluso para detener a un sospechoso en fuga, sin necesidad de que este haya demostrado la portación de armas.

El gobierno de Omar Gutiérrez cerró los grifos de información oficial tras conocerse la resolución que firmó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich. Ningún funcionario quiso salir a considerar el protocolo nacional.

El gobierno local considera que no hay necesidad de modificar el protocolo de uso de armas que rige a las fuerzas bajo su mando. Menos aún si la Nación ni siquiera lo pidió.

Recién en febrero del año que viene se producirá la próxima reunión del Consejo de Seguridad Interior, que integran los ministros y secretarios del área de todas las provincias. Si Bullrich plantea en ese ámbito la generalización del protocolo que acaba de firmar, Neuquén dará sus razones para rechazar la línea.

La Provincia sentó un precedente cuando rechazó la adhesión al protocolo antipiquetes que estableció Bullrich para las fuerzas federales y presionó a las provincias para extenderlo a todos los uniformados del país.

Entonces, el gobierno de Gutiérrez planteó que no dejaría en segundo plano la vía de la negociación para atender las protestas sociales frente a la represión.

Presión del PRO

El concejal macrista Francisco Sánchez alabó el protocolo de Bullrich a la vez que provocó al gobierno provincial: “Debe ser una oportunidad para que abra los ojos y brinde el apoyo a los policías, que muchas veces son juzgados como parias marginales”.

Las armas en la fuerza neuquina

En primer lugar, se debe encontrar frente a la ocurrencia de un delito con el o los autores claramente individualizados en la escena.

Luego debe contemplar el peligro cierto para la vida propia o de otras personas devenido del accionar del sospechoso.

Con las dos circunstancias anteriores constatadas, el policía recién puede extraer su arma reglamentaria para comenzar a disparar.

 

 

Fuente: LMN