15 Abr, 2020 por

Encontraron material genético de Blas Cinalli debajo de las unas de Fernando Baéz Sosa

Blas Cinalli, es uno de los ocho rugbiers detenidos por el crimen del estudiante, ocurrido hace tres meses en la localidad balnearia de Villa Gesell.

Fernando Baéz sosa fue asesinado a golpes hace casi 3 meses a la salida de un boliche de la localidad balnearia de Villa Gesell, fuentes judiciales informaron que se encontró material genético de Blas Cinalli, uno de los ocho rugbiers detenidos por el crimen,debajo de las uñas de la víctima.

En tanto, el peritaje de rastros realizado en la ropa secuestrada a los imputados horas después del homicidio del estudiante determinó que en el 70 por ciento de esas prendas de vestir había restos de sangre que pertenecían a Fernando.

Además voceros judiciales informaron que anoche, martes 14 de abril, se conoció el resultado de los estudios de ADN llevados a cabo en el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses de Junín.

En uno de los estudios se pudo determinar que fue hallado material genético de Cinalli (18) debajo de las uñas de Báez Sosa (18).

Cinalli, uno de los ocho rugbiers detenidos por el crimen del joven, se encuentra imputado como «partícipe necesario» del asesinato de Fernando.

Por otro lado, aun restan llevarse a cabo otros peritajes, entre ellos, los estudios psicológicos y psiquiátricos a los acusados en la Asesoría Pericial de La Plata.

Además todavía se deben realizar los estudios scopometrícos para cotejar la huella de una zapatilla, levantada del cuerpo de la víctima, con los calzados secuestrados a los imputados.

Prisión preventiva para los rugbiers

La Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores confirmó las prisiones preventivas de los ocho rugbiers acusados de matar en enero a Fernando Báez Sosa (18) y rechazó a su vez la recusación de la fiscal del caso y las nulidades solicitadas por la defensa.

El fallo fue dictado en respuesta al planteo del defensor Hugo Tomei, quien pidió que se anulen las declaraciones indagatorias de los rugbiers, que se aparte de la causa a la fiscal de Villa Gesell Verónica Zamboni y que cesen las prisiones preventivas de los acusados.

Los integrantes de la Sala 1 tribunal dieron a conocer minutos después del mediodía, de ayer, su decisión en dos fallos separados en los que desestimaron los planteos realizados por el defensor de los imputados, Hugo Tomei, y confirmaron las actuaciones del juez de Garantías del caso, David Mancinelli.

Los fundamentos

Los jueces Luis Felipe Defelitto, Fernando Sotelo y Susana Yaltone coincidieron por un lado en que «la prisión preventiva se encuentra sólidamente justificada» y que no surgen elementos de «arbitrariedad ni desproporción alguna en la medida cautelar» dispuesta por el juez Mancinelli el 14 de febrero último.

Cabe recordar que Thomsen y Ciro Pertossi están acusados de ser coautores del delito de «homicidio agravado por alevosía y por concurso premeditado de dos o más personas», mientras que los otros seis fueron sindicados como «partícipes necesarios».

Además, están imputados además como partícipes necesarios Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19), excarcelados desde el 10 de febrero por falta de mérito, ya que no habían sido identificados en ninguna de las ruedas de reconocimiento.

Los camaristas rechazaron el planteo del defensor de los rugbiers de que «se decrete la nulidad absoluta» de las actas de declaración indagatoria del día posterior al crimen, así como «de todos los actos que de ellas dependan».

El tribunal analizó el planteo de Tomei, quien había advertido sobre la «imposibilidad» de que la fiscal tomara las diez indagatorias entre las 22.25 y las 22.50, y que a su vez hubiera podido en ese lapso informar a cada imputado hecho material, las pruebas y leído cada acta.

«El punto crucial en esta cuestión se visualiza en el consejo dado por la defensora oficial y respetado por los imputados, pues hicieron uso de su derecho de negarse a declarar», señaló Defelitto, avalado por los otros dos magistrados, y en ese sentido aclaró que «se les hizo saber todos y cada uno de sus derechos, de la misma manera que el hecho imputado».

Sotelo indicó por su parte: «No encuentro que haya existido ninguna transgresión a las normas de procedimiento».

A la hora de analizar la calificación legal, cuestionada también por Tomei, el fallo de los magistrados destacó la «falta de nerviosismo» y la «normal actitud» de los imputados tras la golpiza mortal a Báez Sosa, luego de que uno de ellos comunicara que la víctima «caducó», por lo que consideraron que se trata de «personas frías y calculadoras».

Defelitto señaló que «luego del ´caducó´», no hubo «ningún mensaje en el chat» que ellos compartían, «que demuestre sorpresa, asombro, estupor, miedo, desconcierto».

Los jueces rechazaron también la nulidad planteada respecto de uno de los reconocimientos en rueda realizados, así como la del testimonio brindado por uno de los testigos.

Y en cuanto al pedido para que la fiscal sea apartada de la investigación, los miembros de la Cámara rechazaron también por unanimidad «las nulidades planteadas por la defensa» y confirmaron la resolución en ese sentido dictada por el juez de Garantías, quien no había hecho lugar a ese pedido.

Para los magistrados no existen motivos «para sostener, en forma fundada, que los imputados puedan temer la ausencia de objetividad» de Zamboni, y consideraron que «ninguna de las causales esgrimidas por la defensa ha demostrado el apartamiento de la agente fiscal a dicho actuar».

El crimen de Fernando se produjo cerca de las 4.40 de la madrugada del sábado 18 de enero frente al boliche Le Brique, en pleno centro de Villa Gesell, cuando el joven fue atacado a patadas y trompadas por varias personas.

El ataque quedó filmado por cámaras de seguridad y teléfonos celulares de otras personas que se hallaban en el lugar, por lo que horas después fueron detenidos como autores del crimen diez rugbiers que se hallaban de vacaciones y se alojaban en una casa cercana al boliche.

La familia de Fernando

Por su parte, la madre de Fernando Báez Sosa aseguró que el fallo es un «pequeño paso» para que se haga Justicia. Graciela Sosa expresó de este modo su acuerdo con la medida que confirmó las prisiones preventivas de los ocho rugbiers acusados por el crimen de su hijo, y enfatizó que seguirá junto a su esposo reclamando «hasta el final».

«La verdad es un pequeño paso a nuestro favor y me siento un poco más tranquila que no les hayan dado la prisión domiciliaria», dijo María Graciela Sosa tras conocerse la resolución de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores.

«Estábamos muy preocupados esperando que estos jueces resuelvan y la verdad vivimos días sin dormir esperando la resolución, para mi que la Justicia está actuando de una manera que nos conforma», afirmó.

La madre de Fernando expresó que si bien «nunca» van a recuperar a su hijo, con la confirmación de las prisiones preventivas quedaron «un poquito más aliviados».

Además, María Graciela dijo que esperan que los otros dos acusados que fueron excarcelados, Juan Pedro Guarino (19) y Alejo Milanesi (19), «vuelvan a estar detenidos».

«Estamos yendo por un buen camino y seguiremos pidiendo justicia hasta el final», destacó la mujer, quien pidió: «Ahora que se acercan los tres meses del crimen estamos convocando para que ese día pongamos la foto de perfil de Fernando».