6 Feb, 2020 por

Hantavirus, «Este germen tiene la particularidad de que con el sol desaparece»

Llegamos al hospital, nos anunciamos y esperamos ser atendidos. A los pocos minutos se abre la puerta de la Dirección y es el mismo Juan Cabrera, Director del Hospital Regional, quien nos atiende. De buen humor, cálido y servicial nos invita a pasar al despacho, en donde hasta hace unos momentos estaba trabajando, nos acerca una silla y sin mucho protocolo más nos disponemos a charlar sobre este tema tan importante para los vecinos de San Martín.

Cómo estamos con el Hanta, ¿Está contenido?

La señora está siendo atendida en Neuquén y nosotros, en la localidad, tenemos 22  personas  que están aisladas; con aislamiento social en su domicilio, los cuales les estamos haciendo un acompañamiento intensivo conjuntamente con el municipio para poder acompañar el punto de vista médico, asistencial sanitario y del punto de vista social. Tenemos que imaginar que son personas las cuales van a tener que estar 45 días en su casa con todos los inconvenientes que esto va a traer. Las situaciones de angustia, de estrés, hay que pasar las 24 horas adentro de tu casa, limitada tu circulación, que es necesario que así sea, y recibiendo preguntas de nosotros de ¿Cómo te sentís? una comunicación constante.

¿Ya se había llevado a cabo un operativo de este tipo?

Esto es la primera vez que se hace a nivel provincial y la segunda a nivel país después de Epuyen, que obviamente, esto significa que la experiencia la estamos creando de la mejor manera posible, hay que pensar que a la familia hay que alimentarla, entretenerla; sus servicios, sus cosas diarias, hay que tratar de cubrir. Esto es toda una logística que hay que armar y que la estamos armando entre el municipio, el hospital y la provincia. Produciendo las mejores respuestas lo más rápido que se pueda. Valorando la calidad de vida de las personas, que es a lo que nosotros estamos apuntando.

¿Hay niños involucrados?

Hay niños de todas las edades, hay familia donde algunos son contactos y otros no. Hay un popurrí, digamos, de muchas situaciones y cada situación como persona y cada familia en particular tiene sus necesidades.

¿Cuánta gente es la que se está ocupando de las familias?

Actualmente hay unas 7, 8 personas dedicadas exclusivamente a eso. Eso significa que dejan de hacer otras cosas para hacer esta. El día de hoy, estuvo trabajando el servicio de nutrición del hospital para preparar dietas comunes, en un primer momento, después va a ser específica para cada familia, que va a implicar, no solo que comer, sino los elementos para que hagan eso.

Después hay que trabajar con los niños, como entretenerlos, hay que trabajar con los adultos, como mantenerlos ocupados. Hay que buscar actividades que a medida que los días pasen vamos a interiorizarnos más de cada una de las familias.

¿Cómo es el contacto con las familias?

Primero tenemos que tratar de derribar la distancia que, de por sí, genera el barbijo sin sacárnoslo. Entonces hay que crear una empatía, una relación de ida y vuelta que cuesta y eso se hace con los días. Más allá de la noticia, que estas personas sabes, que  tienen que estar esperando no haberse contagiado una enfermedad. Ese contexto es complejo e intervienen todos los responsables del estado, ahora va a intervenir educación porque hay niños que no van a poder iniciar las clases.

¿Cuál es el tiempo mínimo, si estuviste expuesto al virus, para ver síntomas?

Mínimo es una semana, que todos ya cumplieron. A partir de ahí, les vamos a hacer una prueba de laboratorio una vez por semana, llevando la muestra a Buenos Aires, al Instituto Malbrán, esto es hablando en criollo, para ver si en la sangre tiene el virus sin síntomas. Esa prueba se llama PCR y únicamente se hace en Buenos Aires.

La paciente afectada ingreso por guardia, ¿esto genera alguna posibilidad de contagio para quienes estuvieron allí en ese momento?

No, el contagio es a una distancia más o menos de medio metro con un diálogo que dure más de media hora, o que te de un mate y yo este infectado, o un vaso de agua que compartamos, o un beso.

La señora llegó, fue atendida y en la sala de espera estuvo 21 minutos por registros fílmicos que tenemos, una vez que ingresó, el personal de la guardia la evalúa y hace 1+ 1+ 1 y sospecho hanta y, calculamos nosotros, en ocho minutos ya estaba con barbijo.

En días posteriores evaluamos paso por paso quienes estuvieron, hicimos todo un relevamiento, realmente el trabajo interno estuvo bien hecho. El mismo relevamiento hicimos con la señora y sus contactos porque el virus contagia desde que tiene fiebre 48 hs antes. Si hoy en miércoles preguntamos desde el lunes, con quien estuviste y que hiciste.

¿Cómo se previene el contagio?

Uno tiene un galpón en la casa, airea. No sólo evita el hanta, cualquier otra enfermedad también.

Si voy por una senda y hay grosella no me la meto en la boca, si hay algo en el suelo no lo pongo el boca.

Acampo en lugares adecuados, camino por senderos habilitados, voy a campigs preparados.

¿Qué recaudos tomamos para acampar tranquilos?

Si voy de camping, la carpa cerrada hasta que la voy a usar. La comida no la dejas a la vista la empaquetas, el agua que tomás la hervís. Para comer, se prepara y se come no se come lo que habías dejado. Para hacer tus necesidades fisiológicas diez pasos para allá, diez para allá y con una pala. Te lavas las manos. Si vas a comer una fruta, lavarla.

Este germen tiene la particularidad de que con el sol desaparece.

Una vez que la rata muere el virus desaparece, porque necesita oxígeno para vivir.

Ya estamos llegando al final de la charla y queremos saber, ¿cómo está la paciente?

La señora está con asistencia respiratoria mecánica, en terapia intensiva y está estable. Eso, para esta situación es una noticia buena pero con el pronóstico reservado por ahora. No empeoró, pero es una situación grave. Ahora es una lucha de la persona contra el virus y nosotros ayudamos con todos los elementos que necesita para que esta lucha la gane.