5 Dic, 2019 por

Hernán Lussoro: «estoy viviendo casi en la indigencia»

  • Foto: Marcela Barrientos

  • Foto: Marcela Barrientos

  • Foto: Marcela Barrientos

  • Foto: Marcela Barrientos

 

Con la presencia de algunos damnificados se llevó a cabo la audiencia de formulación de cargos a Hernán Lussoro, ex dueño de locales gastronómicos La Tasca y La Posta Criolla desde los cuales estafó a empleados y emitió pagos a proveedores con cheques sin fondo. Se estima la emisión de más de 160 cheques sin fondos a distintos proveedores por más de 4 millones de pesos, sumado a esto el no pago de salarios y aportes a los empleados de ambos locales gastronómicos.

Hernán Lussoro representado por el Defensor Oficial  Ignacio Pombo, declaró en la audiencia y dijo «era habitual que se use la emisión de cheques diferidos sin nominar para ser pasados a lo largo de la temporada. Los cheques se trataron de pagar en su totalidad y esto fue aceptado por los proveedores, a esta situación se le suma y se le atribuye una situación macroeconómica de aumento de tarifas e inflación que se empieza a disparar, lo que provocó una caída de las ventas y se le suma los embargos de la AFIP que condicionaron el pago de los cheques» y agregó «a los empleados les fuimos pagando los sueldos como pudimos, algunos se quedaron debiendo, ésta situación se viene dando desde la explosión del volcán desde el 2015, lo que provocó un golpe financiero y a lo largo de estos años no se pudo revertir la situación con las tasas de interés que complicó a las PYMES» y continúo respecto a su situación económica actual «yo vendí todos mis bienes, estoy en una situación prácticamente de indigencia, vendí mi auto, mi casa, vendí todo por el negocio, ni yo ni mi familia tenemos bienes» y terminó «quiero agregar que también he recibido amenazas de muerte para mí como para mi familia. me mudé a la casa de mis padres yo jamás estuve en situación de fugitivo».

Por otro lado el representante de la fiscalía, Maximiliano Bagnat solicitó un plazo de investigación de 30 días con prisión preventiva por riesgo de fuga y manifestó «Lussoro escapó en una camioneta con su mujer e hijos, la mujer del acusado por mensaje de texto le dijo a un empleado encargado de uno de los locales gastronómicos,  que Lussoro estaba enfermo y que por ese motivo adelantaba las vacaciones a todos, otro vecino vió a Lussoro cargando cosas en una camioneta y al ser consultado por este vecino, Lussoro le dijo que estaba trasladando cosas a un galpón a Neuquén nada más, al otro día de ese mensaje de texto, otro empleado va a la casa y se la encuentra vacía. Lussoro se escapó, se fue, dejando este daño enorme en la ciudad, deudas y personal sin cobrar sus sueldos ni aportados sus aportes» por otro lado agregó «en base a un teléfono aportado, se pudo rastrear mediante antenas, la ubicación de Lussoro, la investigación constó en la intervención de teléfonos donde se pudo establecer la localización del acusado y se pudo saber que Lussoro pedía permanentemente delivery, se solicitaban remises, siempre a una misma dirección, en Temperley, Loma de Zamora donde se lo ubicó y además se pudo seguir conversaciones donde se estaban realizando tratativas para comprar una casa en la República de Uruguay».

Luego de escuchar a las partes, el Juez Juan Pablo Balderrama aceptó el pedido de la Fiscalía e impuso el plazo de 6 meses de investigación con prisión preventiva para el imputado.

Herán Lussoro en caso de ser encontrado culpable, puede ser condenado con más 3 años de prisión efectiva.