1 Jun, 2020 por

Héroes anónimos

Jorge Huenaihuen: «el martes 24 marzo, salí llevando las primeras muestras sospechosas de Covid-19»

Jorge Huenaihuen trabaja en el Parque Nacional Lanin (PNL) desde el año 1996. Inició su carrera como brigadista, algo que lo marcaría por el resto de su vida y que lo llevaría a ser parte de los operativos más importantes del Parque y la ciudad de San Martín de los Andes.

«Desde el 96 que comencé en el PNL y en el departamento de Icendios Comunicación y Emergencia (ICE) me especialicé en lo que es búsqueda y rescate en el medio silvestre y montaña» le contó el Guardaparque Jorge Huenaihuen a Lacar Digital.

Ese sería el punto de partida para una vida que pasa, de tranquila y apacible en el pueblo, a lo totalmente opuesto del trabajo contra reloj.

Y es que Jorge, participó de las emergencias más importantes «estuve en muchas emergencias. Desde el 2000 al 2006 estuve a cargo de la parte de emergencias del PNL a través del ICE y desde el 2006 al 2008 estuve en la jefatura del ICE junto a Juan Carlos Uribe y Eduardo Jones; me tocó estar en algunas emergencias como incendios forestales, inundaciones, nevadas» recordó.

Con la humildad, como característica principal de su relato, contó a este diario, casi como si fuera lo habitual, que participó de rescates, que coordinó a diferentes fuerzas en emergencias como las del Volcán Epuyén que dejó a San Martín de los Andes sumida bajo las cenizas.

«Llegué a estar coordinando una búsqueda de 10 días de una persona desaparecida en el Volcán Lanin, que lamentablemente después la encontramos fallecida» rememoró el Guardaparque Huenaihuen.

Su labor en la pandemia por Coronavirus

Desde el inicio de la pandemia por coronavirus, Jorge, ocupó un lugar muy importante y es que el 24 de marzo realizó el primer viaje a Neuquén capital con muestras de casos sospechosos de Covid-19 y es el Hospital le pidió colaboración a la intendencia del Parque Nacional Lanin para realizar el traslado de muestras sospechosas y de insumos médicos.

«Allá por el 12 o 14 de marzo tuve una charla con Salvador Vellido, intendente del Parque Nacional Lanin, que le habían pedido desde hospital a través del COE (Comité de Emergencia) la participación del Parque con un móvil y una persona responsable para trasladar eventualmente muestras sospechosas» contó.

«Fue así, que en común acuerdo con Salvador, acepte ser la persona que iba a hacer ese trabajo de traslado de insumos hospitalarios y ,a su vez, desde San Martín a Neuquén, muestras sospechosas de covid-19″

No sabía cuando le tocaría realizar ese primer viaje y no imaginaba todo lo que iba a suceder a lo largo del aislamiento social, preventivo y obligatorio que se declaró unos días después de esa charla con el intendente»

Todavía recuerda ese primer llamado «el 24 de marzo, era un martes, recordó y agregó, el lunes 23 me llamó la administradora del hospital, Mariela, presentándose y diciendo que el número mio lo tenia a través del doctor Cabrera, director del hospital, y me preguntó si seguía en pie la propuesta de salir a Neuquén con muestras, porque el martes 24 había que llevar muestras a Neuquén Capital».

Casi como si lo estuviera viviendo en  ese momento relató «así fue que coordinamos la salida para el martes 24 y entre las 8 y 9 de la mañana, salí desde el laboratorio llevando las primeras muestras sospechosas de covid-19 y, a su vez, llevando insumos del hospital».

«La experiencia fue bastante buena y también con un poco de intriga, confesó y agregó, porque estaba llevando, supuestamente, a un enemigo invisible. Pero con charlas con la gente del laboratorio del hospital,con la jefa de bioquímica, Sandra, de entrada me sacó el temor. Todo va encapsulado, aislado y cumplen con todos los protocolos».

Ya acostumbrado a viajar por las rutas Neuquinas los sorprende un paisaje totalmente distinto al que está acostumbrado «la ruta fue rara, acostumbrado a ver una ruta con vehículos, era yo solo y la ruta. Muchos controles. Únicamente algunos camiones. Llegué a Neuquén al medio día y entregué las muestras».

Dejó las muestras y poco después retomó la ruta en sentido contrario para regresar a San Martín de los Andes, pero no volvió solo, «ese día me toco traer a la vuelta algo muy importante. Al regreso del 24, dentro de todos los encargues que tenia, desde el hospital Castro Rendón, me encarga Mariela traer un respirador artificial nuevo para sumarlo al hospital».

«Eso fue lo más importante y tal vez un poco gratificante. trasladar un aparato que puede salvar las vidas de gente de acá de San Martín de los Andes», reveló.

Los viajes se hicieron costumbre pero ese primero marcó un antes y un después.

«Al regreso, en uno de los tantos controles, se me acercó una señorita, parte de las fuerzas que estaban haciendo los controles de permisos de circulación, y me dice: usted es de San Martín de los Andes y esta llevando ahí es un respirador artificial, no?. Cuando le digo que sí, veo que de sus ojos se caía una lágrima y me dice: ¿sabe que está llevando algo muy importante arriba de su camioneta?, está llevando nada más y nada menos que vida».

«Eso, después, pensando en el viaje me llegó bastante», relató Jorge con evidente emoción en la voz.

A partir del 31 marzo las muestras comenzaron a llevarse a Zapala donde concentran todas las muestras sospechosas y «a las 10/10.30 de la mañana las trasladan todas al laboratorio central de Neuquén capital».

Foto gentileza Guardaparque Jorge Huenaihuen

«Después del 31 de marzo tuvimos algunas salidas de urgencia que nos pidieron del hospital y tuvimos que salir de madrugada a Neuquén al laboratorio central, llevando muestras, y digo tuvimos -remarcó Jorge- porque a partir de que comenzamos a llevar las muestras a Zapala se sumó un compañero de servicios auxiliares, Maximiliano Martinez».

Además de las muestras, trasladaron, durante esta pandemia, insumos hospitalarios entre los que se encuentran la leche materna que donaron las mamás de San Martín de los Andes, en la Clínica Chapelco, y que se llevó hasta el hospital de Cutral Co, «todo va en conservadoras grandes de 90 litros, con hielo, y los reciben ahí en Cutrla Co» explicó.

Jorge es Guardaparques y trabaja en un organismo de conservación, así y todo, se sorprendió al ver la cantidad de fauna que ahora se observa a simple vista en la ruta que comunica San Martín de los Andes con la capital neuquina, «es muy lindo transitar en la ruta y ver toda la fauna, es mucha más la fauna. Ciervos, jabalíes, zorros, maras, liebre patagónica, cóndores, guanacos, choiques y en fin muchas, muchas aves. Animales caminando por sobre la ruta y a ambos lados»

Finalmente resaltó, «es increíble como cambió la fisonomía de la ruta, antes era mucho tránsito, ahora no hay nada pero hay mucha, mucha fauna. Es como que volvió la fauna a estar libre de lo tóxico, del impacto sonoro, del hombre que avanza sobre su hábitat, creo que eso, quizás, es lo positivo de todo esto».