18 Sep, 2019 por

Le imponen 21 años de prisión por abuso sexual y tenencia de armas

Foto: Marcela Barrientos

 

Por pedido del fiscal jefe Fernando Rubio, E. R. C, quien fue juzgado por un jurado popular y declarado culpable por tenencia de armas y por abusar sexualmente de tres niñas en la ciudad de San Martín de los Andes, fue condenado a la pena de 21 años de prisión.

 

En la audiencia en la que se debatió la pena, el fiscal jefe solicitó que el imputado sea condenado a 25 años de prisión, teniendo la expectativa de pena que oscilaba entre los 8 y 50 años de prisión para estos tipos de delitos, planteó.

 

Además, le requirió al juez de garantías la extensión de la prisión preventiva que cumple en la actualidad el E. R. C. Pidió como plazo hasta el 15 de noviembre o hasta que la sentencia quede firme, sobre la base de que existe riesgo de fuga.

 

“Los delitos de abuso sexual siempre son coincidentes con la forma más extrema de violencia y castigo y con prácticas para captar y dominar a las víctimas. Esta multiplicidad de elementos que han sido mostrados y demostrados no pueden acercarse al mínimo penal, sino por el contrario”, puntualizó el representante del Ministerio Público Fiscal.

 

El defensor de los Derechos del Niño y el Adolescente adhirió al pedido de la fiscalía.

 

Ayer por la tarde, el juez de garantías fijó la pena 21 años de prisión de efectivo cumplimiento efectivo. Y como lo pidió el fiscal jefe, dispuso la prórroga de la prisión preventiva hasta el 15 de noviembre próximo.

 

E.R. C fue condenado por los delitos de abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra una menor de 18 años de edad, aprovechando la convivencia preexistente, en la modalidad de delito continuado (artículos 55, 45, 119 tercer y cuarto párrafo inciso f del Código Penal), en concurso real con tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil condicional (artículos 189 bis apartado dos, segundo párrafo y 45 del Código Penal). Y también por el delito de abuso sexual simple agravado por haber sido cometido contra una menor de 18 años de edad, aprovechando la situación de convivencia preexistente, en la modalidad de delito continuado respecto a una de sus sobrinas (artículos 45,55,119 primer y cuarto párrafo inciso f y quinto párrafo del Código Penal). Y por abuso sexual con acceso carnal perpetuado en la modalidad de delito continuado respecto a su otra sobrina (artículos 55, 119 tercer y 45 del Código Penal), todos ellos en concurso real entre sí y en calidad de autor.

 

La teoría del caso de la fiscalía es que uno de los hechos ocurrió en fechas indeterminadas pero entre fines de 2010 y el 15 de noviembre de 2018. El imputado abusó sexualmente de manera continuada y sistemática de su hijastra, aprovechando la situación de convivencia. Los ataques fueron en domicilios de Villa la Angostura y San Martín de los Andes. Los hechos cesaron cuando la joven decidió relatar lo ocurrido. El imputado fue detenido y en un allanamiento en su casa se encontró un arma de fuego.

 

Por otra parte, se lo acusó de que en septiembre del 2016, durante una reunión familiar, abusó sexualmente de una sobrina. Posteriormente, en fechas indeterminadas pero entre principios de 2017 y abril o mayo del 2018, en el interior de un domicilio de la ciudad de San Martín de los Andes, abusó sexualmente en forma continua, reiterada y sistemática de la víctima, aprovechando la situación de convivencia.

 

En relación a la tercera víctima, se le atribuyó que en fecha indeterminada pero a principios de 2017 y julio del 2018, en una propiedad suya, abusó sexualmente en forma reiterada de la niña.