22 Nov, 2018 por

Lento avance en la ley que regula el uso del cannabis medicinal

 

La imagen de familias abrazadas, unidas bajo una misma lucha quedó grabada en quienes observaron la aprobación de la ley que regula el uso del cannabis con fines medicinales. La votación unánime en el Senado ocurrió en marzo del 2017 y permitió dar un halo de esperanza a niños, jóvenes y adultos que dependen de esta planta para tener calidad de vida.

Más allá de la felicidad, los testimonios de ese día daban cuenta del trago amargo que significó que el autocultivo no haya sido incluido en el escrito. Sin embargo aseguraron que las expectativas estaban puestas en la investigación científica y en la capacitación médica, entre otros puntos que declaraba la norma.

Pero a un año y ocho meses de ese hecho histórico, son pocos los avances que evidencian las familias usuarias del cannabis con fines medicinales.

Las numerosas presentaciones de Recursos de Amparo en los edificios judiciales de todo el país y la falta de estadísticas e información por parte de la comunidad médica en general, obligan a las familias a seguir su propio camino. Los activistas que luchan desde hace años para que el cannabis sea legal en Argentina se transforman entonces, en la brújula de cada persona que carga con alguna patología.

Días atrás, el Hospital Garrahan anunció una acción para determinar los beneficios del cannabis en la salud de las personas; un grupo de médicos inició ensayos clínicos con aceite exportado de Canadá en 100 pacientes que sufren de epilepsia refractaria (la única enfermedad contemplada por la ley 27350).

Lo llamativo de este anuncio es que el ensayo no se realizará en conjunto con el INTA, el organismos del Estado autorizado a cultivar e investigar sobre el cannabis, además de l Conicet, según lo establece la legislación.

Los resultados, anunciaron, podrían conocerse recién en marzo del 2019, dos años después de la aprobación de la ley.

La realidad es que cada día, miles de usuarios se las ingenian para poder acceder al cannabis en sus diferentes derivados para paliar síntomas crónicos o pasajeros. Aquellos casos que llegan a Salud Pública poco pueden avanzar debido a la falta de información por parte de la comunidad médica.

Luego del anuncio que recorrió los medios de comunicación, el director del Hospital de Cipolletti, Carlos Lasry, explicó que participarán de capacitaciones según las indicaciones que reciban desde el ministerio de Salud.

Con respecto a la posible consulta de un paciente sobre el uso del cannabis con fines medicinales, agregó que– la respuesta– quedará a criterio de cada profesional. “Nosotros no tenemos experiencia”, remarcó en reiteradas oportunidades.

A raíz del informe, este medio intentó comunicarse con funcionarios del ministerio de Salud de Río Negro para consultarles sobre las políticas aplicadas en torno a la ley nacional pero no hubo respuestas.

Avances en los espacios académicos

El año pasado, la Universidad Nacional de La Plata decidió incorporar a su oferta académica un posgrado en cannabis y medicina.

La especialización es encabezada por el médico Marcelo Morante, reconocido a nivel nacional por su lucha a favor del cannabis.

Además, integrantes del Conicet realizaron encuentros e investigaciones para conocer más sobre la planta y sus propiedades.

Mientras tanto, activistas de todo el país realizan capacitaciones abiertas a la comunidad . El objetivo es difundir los beneficios del cannabis en la salud de las personas.

 

 

Fuente: Rio Negro