29 Ago, 2019 por

Lo condenaron a 8 años y 10 meses por violar a la hija de su pareja

Foto: Marcela Barrientos

 

 Por pedido del fiscal del caso Maximiliano Bagnat, un hombre, J. E. C, fue condenado a la pena de 8 años y 10 meses de prisión luego de haber sido declarado responsable penal por el abusar sexualmente en contra de una niña y por portar y tener armas  sin autorización.

 

La pena fue impuesta ayer, durante una audiencia realizada en San Martín de los Andes. En forma previa, el fiscal del caso había acusado al hombre por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra un menor de 18 años, aprovechando la situación de convivencia preexistente, perpetrado en forma continua, reiterada y sistemática (artículos 119 cuarto párrafo inciso “F”; en función del artículo 119 tercer párrafo del Código Penal),lo cual concursa realmente con la figura de portación ilegal de arma de fuego de uso civil, y delito de tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil (artículos 189 bis, apartado segundo, primer y tercer párrafo), todo en calidad de autor.

 

Los hechos ocurrieron en fechas indeterminadas, pero entre el mes de septiembre de 2015 y el día 2 del mes de mayo del año 2019, en el interior de su domicilio particular en San Martín de los Andes. Fueron mientras la niña tenía entre 6 y 10 años, y cuando su madre que era pareja del acusado, se retiraba del hogar.

 

Asimismo, se le atribuyó que el 7 de mayo de 2019, portaba ilegítimamente un arma de fuego tipo revolver calibre 32 largo, con cuatro cartuchos en condiciones de ser usada; y que desde fecha indeterminada y hasta el 04 de junio del año 2019, tuvo ilegítimamente un arma de fuego tipo escopeta, calibre 16, con al menos veintiocho cartuchos completos. Esta arma le fue secuestrada cuando se allanó su vivienda.

 

El representante del Ministerio Público Fiscal sostuvo que como atenuante para determinar la pena, debía tenerse en cuenta que el acusado reconoció los hechos y asumió su responsabilidad. Esto lo hizo a través de un acuerdo parcial realizado en julio pasado.

 

El tribunal colegiado que intervino consideró justa la pena requerida por el fiscal del caso, y determinó el monto en 8 años y 10 meses de prisión efectiva.