9 Jun, 2020 por

Médicos pediatras y psicólogos de San Martín de los Andes se unieron para evaluar el impacto del aislamiento en los niños, niñas y adolescentes

Lacar Digital habló con la Médica Pediatra Brenda Tomás que contó: “Surgió la necesidad de evaluar el impacto del aislamiento, ver si era lo que nos llegaba a la consulta o no”

Desde el inicio de la pandemia los niños debieron quedarse en casa, modificar sus hábitos, dejar se ver a sus amigos y familiares y comprender que la vida y la forma de relacionarse cambió.

A raíz de esta situación médicos y psicólogos “nos empezamos a dar cuenta que había algunas personas que no llegaban a la consulta, por un lado, porque no se estaban dando cuenta que esto ya se estaba configurando en un problema, y por otro lado, porque por la pandemia no querían acercarse al consultorio”.

“Entonces se nos ocurrió cuantificar realmente cual era el impacto que estábamos teniendo, y de ahí, surgió esta idea de realizar la encuesta” dijo Tomas y explicó “A partir de esta encuesta vamos a tener un dato objetivo y real de cuántos niños, niñas y adolescentes tienen determinadas dificultades”.

El equipo que realiza el estudio está compuesto por tres Médicas pediatras, Brenda Tomas, Maria Florencia Alvarez, Alejandra Inchauspe y cuatro Licenciados en psicología, De Lorenzi Maximiliano, Mir Diego, Perrone Gerardo, Santillán Agustín y Vivot Rosario.

“Por ahí lo que nosotros veíamos en la consulta de pediatría, por ejemplo, era que un chico consultaba por un dolor que en realidad era más psicofísico que físico”, manifestó la profesional.

La encuesta busca reflejar “si las consultas que recibimos a diario se pueden reflejar en el resto de la población” es decir, “si esto se da en gran cantidad de niños, niñas y adolescente y a partir de ahí, poder elaborar estrategias para poder abordar todos estos temas”.

De todas formas, Tomas aclaró que “todos estos síntomas de los cuales nosotros estamos preguntando, para q se configuren en una situación problemática, tienen que ser reiterados, repetidos, tienen que afectar la cotidianidad del paciente”.

La médica detalla como diferenciar, si la experiencia que está atravesando un niño o adolescente, es o no un problema por el cual consultar al profesional.

“Si el nene se hace pis una noche en la cama no configuraría un problema, ahora, si empieza a hacerse pis en la cama todas las noches y no puede controlarlo y esto le genera dificultad para dormir, para su relación con los otros miembros de la familia, eso sí es un problema y hay que hacer una consulta”.

También explicó que esa “consulta puede ser al pediatra de cabecera y el pediatra va a evaluar si hay que hacer una consulta con el psicólogo”, y además agregó que “muchas veces estas alteraciones son pasajeras, no tienen gran impacto en la salud”.

“Tampoco sabemos cuánto puede llegar a durar esto en la salud de los chicos”, remarcó.

Por otro lado manifestó que “no hay que patologizar, ni tampoco hay que generalizar” y añadió: “Estos problemas pueden estar presentes, que los chicos estén con más miedos o angustiado pero para que se configure un problema, tiene que ser reiterado, tiene que afectar realmente la vida de relación de ese niño”.

Brenda indicó que en el caso de los niños que hacen “berrinche o explosiones” casi a diario es más fácil de evaluar debido a que los padres llegan al consultorio con esas dudas.

Advirtió que “la dificultad está en esos chicos que empiezan a retraerse un poco más, no hablan o no hablan tanto de eso que están sintiendo o pensando, de todo esto que sucede, duermen mucho más” y remarcó “en esos chicos hay que poner más el foco porque los papás muchas veces lo que decimos es, está más tranquilito”.

La especialista insistió que hay que prestar mayor atención a “esos chicos que están más retraídos” porque a veces los padres los ven así y “no se dan cuenta que puede configurar un problema”

“A esos chicos yo les pondría el ojo más encima”, remarcó, a los “que no muestren interés por el juego, el juego es sumamente rico para evaluar al niño, nosotros evaluamos todo a través del juego, porque lo chicos a través del juego representan todo lo que sienten y lo que les sucede en su cotidianidad”.

“Tampoco sabemos que alcance va a tener, muy probablemente, hay muchas situaciones que sean pasajeras, que sean momentáneas pero hay otros chicos que pueden sostener estas angustias, estos miedos en el tiempo entonces hay que poner un poco el ojo en estos niños”.

Finalmente, Brenda Tomas, manifestó que en el caso del grupo de los adolescentes, “los adolescentes, necesitan de su grupo de pares, pero necesitan de su grupo de pares cara a cara. Son chicos que manejan la virtualidad casi a diario, pero esta situación los afecta muchísimo, más allá de que ellos se manejen virtualmente, la situación de no poder estar en contacto con los amigos, con las novias/novios/parejas o lo que sea, los angustia bastante”.

“En el adolescente hay que ver mucho más el tema de estar aislado, de las discusiones o peleas, sobre todo cuando esto se configura en una problemática diaria”, puntualizó.