De la Rúa arrastraba una serie de problemas de salud y, además de las asistencias médicas que debió recibir este año, en 2018 fue sometido a una angioplastia, tras un infarto y en 2016 fue operado de un tumor en la vejiga con resultado favorable.