8 Abr, 2020 por

Neuquén provincia en el foco que preocupa del coronavirus

La Provincia está entre las cinco con más contagios por habitante del país. La lista es encabezada por Tierra del Fuego. En esta nota, todos los datos.

La pandemia de coronavirus que por estos días -semanas, meses- azota al mundo desprende una inmensa variedad de números y estadísticas que sirven para interpretar las dimensiones de algo desconocido para gran parte de la humanidad. Los efectos de lo que dejará el Covid-19 a su paso no son dimensionables aún. Infectólogos, matemáticos y científicos de todo el planeta se precipitan para advertir acerca de las consecuencias, por provincias, países, regiones, continentes y hasta globales, que podría provocar la enfermedad.

Todos los métodos de medición conocidos hasta el momento no alcanzan a satisfacer la necesidad de la población de saber qué es lo que va a suceder mañana. En los tiempos que corren, tener certezas es, al mismo tiempo, un privilegio y una tozudez.

Las únicas herramientas útiles para mensurar lo que sucede son las estadísticas oficiales, aunque los organismos de estudio estén frente a un desafío que pone a prueba cualquier fórmula.

Entre algunas de las afirmaciones que se pueden enumerar por estos días se encuentran: los contagios crecen día a día de manera exponencial, el hemisferio norte, donde aún el frío le gana al calor, es el principal foco de positivos en el globo, y países como Italia, España y el Reino Unido subestimaron la pandemia. Por estos lados se afirma que lo peor todavía no se vio.

En el plano nacional, un discurso que atraviesa a gran parte de la sociedad es que la gestión de Alberto Fernández tomó medidas que ayudaron a “aplanar” la curva de contagios. Aunque algunos deslices, como el del viernes pasado con el pago de pensiones y jubilaciones, pusieron en jaque ese argumento.

La implementación del aislamiento social, preventivo y obligatorio desde el 20 de marzo pasado ¿hasta? el 13 de abril le dio tiempo a los sistemas sanitarios nacional, provinciales y municipales para prepararse para contener el pico de enfermos que “se alcanzará a mediados de mayo”, según las propias palabras del Presidente.

En ese contexto, las provincias debieron tomar decisiones rápidas y acompañar las medidas del Ejecutivo central más por intuición que por certidumbre. Neuquén no es la excepción.

La gestión de Omar Gutiérrez fue una de las primeras en allanar el camino para que el Laboratorio Central, Mg. Luis Alfredo Pianciola, comenzara con los testeos de casos sospechosos. En la actualidad y con la colaboración de la Clínica Raña, en la Provincia se realizan entre 25 y 30 análisis diarios.

Quizá ese sea uno de los factores clave para comprender que los 52 positivos registrados ponen a Neuquén en el pelotón de los distritos con más contagios del país: cada 100.000 habitantes tiene ocho infectados y está quinta. Ese listado es encabezado, y por mucho, por Tierra del fuego, que cuenta con 47 pacientes contagiados cada 100.000 personas, con 77 casos confirmados. Capital Federal, Chaco y Santa Cruz completan las primeras cinco plazas de la lista.

Si se contemplan los fallecimientos por provincia, el panorama no mejora, al contrario: con tres decesos, Neuquén ocupa el segundo lugar entre las que más muertes sufrieron, con 0,47 cada 100.000 habitantes. Chaco (7 muertos) está en el tope, con 0,66.

Los profesionales sanitarios coinciden en que es cierto que Argentina aún no realiza diariamente la cantidad de testeos para tener un panorama completo de la cantidad de casos en el territorio. Pero sí es una vara efectiva conocer la cantidad de muertes provocadas por el coronavirus.

Un fiel reflejo de este último punto es que antes de que el Covid-19 pusiera de rodillas a Europa se especulaba con que la tasa de mortalidad oscilaba entre el 3 y 4 por ciento. A poco más de un mes de aquel entonces, esos números crecieron exponencialmente con 74.816 muertes sobre 1.348.628 contagiados: 5,5 personas cada 100 mueren -cifras actualizadas este martes por a mañana-.

¿Qué quiere decir esto? La cantidad medida de positivos está muy por delante de la capacidad de análisis que tienen los países ante la avalancha de casos. Argentina lleva realizados desde el desembarco de la enfermedad a principios de marzo 11.000 testeos, con un índice de positividad del 16,29 por ciento. Los países que cuentan con una mayor capacidad de examen disminuyen drásticamente ese porcentaje.

Con la habilitación de nuevos laboratorios en todo el territorio, la compra de 1,2 millones de testeos para distribuir entre las provincias y, sobre todo, con el aislamiento social, preventivo y obligatorio, Argentina busca agilizar el sistema para cuando llegue lo que todos imaginamos pero no queremos decir.

Por eso, quedate en casa.