31 May, 2020 por

Neuquén y Río Negro enviaron los protocolos para la temporada invernal

Los gobiernos de Neuquén y Río Negro elevaron a Nación los protocolos de gastronomía y hotelería, entre otros, que trabajaron junto a las cámaras empresariales del sector turístico, con la expectativa de poder recibir visitantes pese a las restricciones por la pandemia. Son conscientes que dependerá de la contención que pueda hacerse del virus pero se espera que en los próximos días el ministerio de Turismo nacional valide los manuales y se habilite alguna flexibilización.

Foto: Federico Soto

Foto: Federico Soto

Comienzan a imaginar cómo sería una temporada de esquí durante la pandemia. Evitarían además pérdidas millonarias en caso de que no se aprueben dichos protocolos. Existe además la incertidumbre por parte de hoteleros, gastronómicos y personal de los centros de esquí por saber si existirán familias que se animen a viajar bajo todas estas circunstancias que se viven actualmente.

Lo que no puede hacerse es desconocer que la NO TEMPORADA sería una pérdida irreparable para varios sectores que viven directamente del turismo invernal. Los centros de esquí neuquinos y de Río Negro dependen en gran parte de su actividad invernal mas allá de que existen algunos que abren en enero y febrero con otras atracciones pero no representan ni el 20% de sus ingresos y ganancias.

Desde las agencias de turismo la incertidumbre crece día a día por lo que el protocolo enviado es fundamental para conocer cual será el futuro de estas empresas que rodean la temporada invernal. Se pudo conocer que dicho sistema se plantea con estrictas medidas desde el moemnto de emprender el viaje hasta la estadía en cabañas y hoteles. Se habla de estaciones de servicio con medidas de seguridad controladas por agentes turísticos y seguridad, rutas con controles de temperatura en distintos puntos claves, restaurantes abiertos con pocas mesas (protocolos gastronómicos únicos) y mozos atendiendo a varios metros de distancia, autoservicio de comidas, hoteles con medidas de higiene de un hospital, ordenes de hospedaje para presentar en controles y otros elementos claves en lo que se viene como el Nuevo Turismo. 

Se conoció que unas 30 mil personas trabajan en ambas provincias  en la temporada invernal, si esta actividad no se flexibiliza la región podría perder unos 13 mil millones de pesos en los meses de invierno nada mas.

A su vez los gobiernos de Rio Negro y Neuquén enviaron dichos protocolos junto a otros de otras actividades esperando que se puedan habilitar las temporadas y comenzar con el lanzamiento y la propaganda cuanto antes ya que se aproximan las primeras nevadas. Si bien son conscientes que dependerá de la contención que pueda hacerse del virus y que no se den mayores rebrotes de casos, se espera que en los próximos días el ministerio de Turismo de la Nación valide dichos manuales y quede habilitada la actividad.

Habilitación por etapas

Desde hace algunas semanas se habló de la habilitación por etapas del turismo provincial, nacional e internacional. Jujuy fue quien comenzó con algunas habilitaciones, Salta desde el 1 de junio hará lo propio internamente.

Mientras que en la cordillera se preparan para las primeras nevadas. El ministerio de Turismo de Neuquén abrió los protocolos elaborados a la prensa, mientras que en Río Negro se optó por esperar la validación nacional, de todos modos se esperan condiciones casi idénticas en ambas provincias.

Se pudo conocer que Neuquén espera que la segunda quincena de julio sea la elegida. Río Negro espera que pueda ser antes.

Precios

El año pasado una familia tipo necesitaba al menos 60 mil pesos para pasar una semana en la nieve, si solo se estima la inflación para este año se necesitarían 90 mil pesos para hacerlo, aunque se evalúa rever costos para que sea atractiva la idea de visitar la cordillera en estas condiciones.

Hoteleros deben pensar en la limpieza de un hospital

Para lograr las habilitaciones se estima que un hotel o complejo tipo hostería deberá tener las mismas condiciones y protocolos de un hospital. «Los hoteles tendrás muchas prácticas de higiene que se realizan en hospitales, que en definitiva también alojan personas» dijo la Subsecretaria de Desarrollo Turístico de Río Negro, Mariela Messina.

Lavado y recambio de ropa de cama, períodos de ventilación, utilización de productos desinfectantes, entre otras prioridades para habilitaciones.

Si bien son un borrador dichos protocolos se conoció que el turista desde que sale hasta que vuelve a su hogar debe ser controlado. Cuando ingresa al hotel se rigen pautas locales que debe respetar, de lo contrario se sancionarán a aquellos que no lo cumplan, de ambas partes.

Para el huésped habrá muchos cambios desde el ingreso al hotel, donde deberá higienizarse el calzado previamente en un trapo de piso con solución clorhídrica, hasta los servicios a los que estaba acostumbrado, muchos de los cuáles no se ofrecerán en esta primera etapa del regreso del turismo.

El huésped puede acceder a la recepción cuando reciba la indicación del personal (solo pueden pasar dos personas a la vez), manteniendo la distancia de 2 metros. Entre ellos podría haber una mampara o barrera que evite el contacto directo aunque no es de carácter obligatoria como sí lo es el uso de tapabocas.

Los dispenser de alcohol en gel y dosificadores con solución con alcohol al 70%, estarán en cada espacio del establecimiento, y se deberá controlar la temperatura del huésped mientras realiza su registración.

En los corredores o pasillos, los hoteles tendrán demarcaciones en el piso de distancia de 2 metros y si las dimensiones del espacio no lo permiten, se debe aguardar el paso en la puerta de la habitación.

Un cambio importante en la hotelería será que, en una primera etapa, no se habilitarán servicios no esenciales como gimnasios, piscinas, spa y tampoco habrá comedor, por lo que el desayuno se deberá ofrecer en cada habitación dejándolo en bandeja en el ingreso del cuarto con todos los alimentos envasados y una vez terminados de usar los utensilios, el propios huésped deberá depositarlos en una bolsa y dejarlos en una caja para que luego el personal lo retire.

Los huéspedes tampoco tendrán vecinos pared de por medio ya que se exigirá utilizar habitaciones intercaladas, en esta primera fase del regreso del turismo.

Control: En la recepción se medirá la temperatura de cada huésped.

Espacios comunes: En una primera etapa no se habilitarán piscinas, spa, gimnasios y comedores.

Desayuno a la habitación: El huéped lo recibirá en la puerta de la habitación, en bandeja y con los alimentos envasados. Una vez que concluya, los utensilios deberá depositarlos en una bolsa, cerrarla y colocarla en una caja para que sea retirado.

Pasillos: Deberán tener demarcada la distancia de 2 metros y si el espacio no lo permite, se deberá aguardar en las puertas de las habitaciones para el desplazamiento.