1 Jun, 2020 por

Peligra una empresa local ante 180 días de deuda y la pandemia que no da tregua

Kevin fue chofer de la Araucana durante 6 años y por esas vueltas de la vida un día se encontró con la posibilidad de comprar la empresa y darle un nuevo rumbo.

foto gentileza

Ese sueño, que comenzó en diciembre de 2019, hoy se ve gravemente afectado por la crisis económica que genera la pandemia por Coronavirus (Covid-19)

Kevin Crisp, dueño de la empresa, y Enrrique domsch, apoderado de la misma, enviaron un  comunicado de prensa en el cual habían manifestado: «Nos dirigimos a Ustedes a fin de informar del total abandono y
desinterés por parte del Consejo Provincial de Educación, de nuestra Provincia y del estado Nacional a las empresas de transporte privado de pasajeros»

También contaron «somos una mediana empresa de transporte con más de 24 familias que viven de los ingresos de la misma. Todos los recorridos que brindamos han sido suspendidos por falta de actividad debido a la Pandemia COVID 19, (Escuelas, Adultos Mayores, Aeropuerto,  turismo, etc) y no hemos recibido ayuda alguna por parte del gobierno Nacional por ser empresa de transporte y hemos sido totalmente abandonados por parte de la provincia y el CPE (Concejo Provincial de Educación)».

El comunicado termina recalcando que «hasta el momento pudimos afrontar algunas obligaciones con el resto económico que nos quedaba por otras actividades realizadas, pero hoy, sin posibilidad de cobrar los servicios brindados a nuestra Provincia, no contamos con los recursos para poder pagar los sueldos del personal a partir del mes de junio, ni poder afrontar los gastos fijos de nuestra actividad».

Frente a esta situación, Lacar Digital, se comunicó con el dueño de La Arauncana, Kevin Crisp, para conocer la situación actual de la empresa.

«Yo adquirí la empresa hace poquito, en diciembre. Realmente yo la adquiero ya sabiendo una deuda que tenía con el distrito que le debían plata, pero sabiendo que el distrito venía pagando entre los 30 y 60 días de atraso. El tema es que ya tengo un atraso de 180 días», contó Kevin Crisp a Lacar Digital.

Y es que desde octubre no les están abonando los servicios que prestaron a la provincia, «la deuda que tienen conmigo, me la quieren pagar con bonos a dos años. Toda la deuda, no es que me dicen una parte» manifestó Crisp, dueño de la Araucana.

En relación al resto de las empresas de la provincia cuenta que están todas en la misma situación y que «a los que les deben menos les van a pagar con plata, o no saben. Porque hablamos con contaduría de la provincia y nos dicen `no tenemos plata´», remarcó.

«No obstante la empresa dependía de cobrar todas las cosas que teníamos, como esto del distrito escolar», aseguró Crisp y agregó que tenían «12 vehículos abocados al distrito escolar, a llevar a los chicos a las escuelas, principalmente las rurales»

La empresa, de la cual dependen 24 familias, realizó hasta el inicio de la pandemia diferente actividades pero todas se vieron afectadas por la cuarentena.

«Por otro lado tengo el transporte de aduana, Tromen y Hua Hum. Después tengo un servicio de aeropuerto que llevo al personal de aerolineas y tengo un stand en el aeropuerto para vender los pasajes. Todo lo que mi empresa hacía está parado», recalcó.

 

La empresa ya intentó hablar con todas las personas responsables «Con Saloniti hablé hace un mes atrás, le mandé un par de notas y un par de WhastApp, pero nunca contestó – manifestó y agregó – pero se entiende que es el intendente y que seguramente esté trabajando»

«A mí lo que me gustaría, más que nada, es que se sepa que todos los transportistas de la provincia estamos siendo abandonados tanto por el distrito como por la provincia», aseguró a este diario.

«Quiero que la gente sepa que La Araucana se está poniendo la empresa al hombro y que estoy sacando plata de donde no tengo para pagar los sueldos y que ya la mochila no la puedo cargar más», planteó.

Ademas el empresario indicó que «esto no es una deuda de este mes y que viene de marzo cuando arrancó lo del coronavirus, esto viene desde octubre. Los días de octubre me los quieren pagar con bonos, ¿y yo que le doy para comer a la gente que trabaja para mí, papel?», reflexionó.

«Es muy fácil para un tipo decir te doy bonos y yo cierro la puerta con llave y espera dos años y después lo cobras» indicó y agregó cómo es posible que «a las grandes empresas les están queriendo repartir una millonada de plata y no tenes para tirarle a la Araucana, Trompul, Picurú, somos más de 40 empresas en toda la provincia que estamos igual». aseguró.

Finalmente, Crisp, destacó que «lo más importante es que no quiero una regalía quiero lo que me deben desde el 2019».