29 Ene, 2019 por

Polémica en Meliquina por una construcción sustentable

Una construcción no convencional en Villa Meliquina que lleva adelante un grupo de jóvenes voluntarios con materiales reciclados despertó polémica en un grupo de vecinos. El proyecto conocido como “Nave Terra” trata de hacer posible “la primera construcción amigable con el medio ambiente en la localidad” pero por “razones burocráticas” la ONG decidió interrumpirla por tiempo indefinido.

El dueño de los tres terrenos donde se implementó el proyecto fue habilitado hace ocho meses y le permitió a los voluntarios hacer uso de estos durante 10 años para la construcción de edificaciones sustentables. Según Germán Ramírez, secretario general de la ONG, la obra consta de 150 metros cuadrados y tiene como finalidad ser capaz de generar energía propia a través del sol, la lluvia, desechos humanos y también reutilizar botellas, vidrios, neumáticos y papeles.

“Meliquina no tiene servicios como cloacas, acá se utilizan pozos ciegos y eso contamina. Además la energía que obtienen es a través de generadores diesel por eso nos pareció conveniente elegir este lugar como el primero para ofrecer algo nuevo y preservar la naturaleza”, sostuvo Ramírez ante las críticas que recibieron de los vecinos.

Las primeras manifestaciones en contra se difundieron través de las redes sociales. Tras los reclamos, las autoridades de Medio Ambiente de la provincia y del Ministerio de Trabajo realizaron inspecciones, pero no intimaron a los obradores.

“Es solo un grupo de vecinos que se opuso desde el primer momento porque esperan que Meliquina sea un lugar al estilo Villa La Angostura, y nuestros planos no se adaptan a las exigencias que ellos quieren promover”, sostuvo Ramírez.

En el lugar se quiere construir un espacio para usos múltiples y educativo, para ello el grupo comenzó con la preparación de un campamento que se ajustó a las normas de seguridad. “Todo lo que nosotros desechamos es reutilizado para la obra, los papeles por ejemplo son para rellenar las botellas que suplantan a los ladrillos”, explicaron desde la ONG.

La construcción no convencional decidió frenarse y aún no se definió si va a continuar. Según Ramírez, hasta que “se regularicen las cuestiones burocráticas que la ley impone a pesar de que muchas de ellas están permitidas, tenemos los planos pero los quieren estudiar con detalle”.

El proyecto fue habilitado hace ocho meses y se inició en lote de tres terrenos. El espacio fue cedido por el propietario por un plazo de 10 años.
Qué dicen los vecinos acerca del proyecto
El comienzo de las obras de “Nave Terra” cosechó numerosos reclamos en redes sociales, que apuntaron hacia los materiales que se utilizarán y puntualizaron que los desechos que se quieren reciclar, para realizar las construcciones, se traen desde otras localidades.
En un grupo de Facebook integrado por habitantes de la comunidad turística, los integrantes volcaron críticas porque en el lugar donde se comenzó a ejecutar el proyecto se realizó un llamativo acopio de cubiertas de vehículos usadas y también de cañería domestica.
Por ese motivo pusieron énfasis en el posible impacto ambiental que esta construcción podría generar en la localidad.
Puntualmente indicaron que “la finalidad de educar en el cuidado del medio ambiente es claramente positiva. Pero para el proyecto, lejos de solicitar material reciclable a vecinos, se está importando descarte de otros lugares incorporando a Meliquina materiales que antes no se acumulaban aquí, por ejemplo neumáticos”.

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Río Negro