23 Feb, 2020 por

Primer caso de subrogación de vientre en Neuquén: «Hoy veo a mi hermana con la panza, a mi bebé que va creciendo y me siento sumamente feliz»

Una neuquina le prestó el vientre a su hermana y dará a luz a su sobrino, está embaraza de 19 semanas y se trata del primer caso de subrogación de vientre en la provincia.

Su hermana, Tamara, y su cuñado, Juan Carlos, hace mucho que sueñan con ser papás, pero luego de perder  tres embarazos y una beba que nació prematura creían que ya  no sería posible.

Para felicidad de la pareja, la hermana menor de la mujer, Marité se ofreció a ayudarlos a hacer realidad ese sueño.

Consultaron a todos los médicos de la provincia, acudieron a la justicia una y otra vez hasta que finalmente lo consiguieron, hoy cursa la semana 19 de embarazo y pronto sabrán el sexo del bebé.

Marité, tiene un hijo de 5 años, al que ya le explicaron que dentro de la panza de su mamá el que crece es su primo y no un hermano.

Hace 13 años que Tamara y Juan Carlos están juntos y desde 2009 que intentaban ser padres sin éxito. Tras ver algunos médicos es que se enteraron Tamara tenía hipotiroidismo y las trompas obstruidas.

Ella se somete a una operación para desobtruir las trompas y poder quedar embarazada, sin embargo, a finales de 2011 pierde el primer embarazo.

En octubre de 2013 Marité quedó embarazada de Benjamín y en febrero, cuando estaba de 17 semanas, Tamara volvió a quedar embarazar.

Nace su sobrino el 15 de julio de 2014 y su hija, Iris Milagros, el 28 a las 24 semanas de gestación por una cesárea de urgencia.

La beba nació en Zapala y la derivaron a Neuquén. Estuvo cuatro días en neonatología, pero pese a todo los cuidados, murió por un derrame pulmonar. «Fue ahí que le dije que yo le iba a prestar el vientre, pero la conversación quedó ahí», recuerda Marité.

Los tres son muy unidos e incluso, Juan Carlos y Tamara, son los padrinos de Benjamin a quien acompañaron desde los primeros meses y hasta hoy.

En 2016, Tamara quedó embarazada por última vez. «En la semana 17 de gestación se descompone. Le ponen una malla para retener el embarazo, pero el 20 de agosto pierde al bebé. Se había muerto en la panza. Estuvo 16 días en terapia intensiva. Los médicos no podían cortar la infección hasta que decidieron extirparle el útero. La médica nos dijo que no iba a poder ser madre y yo le pedí que le dejaran los ovarios, que yo la iba a ayudar», relata Marité.

En diciembre de 2016 volvieron a hablar de la posibilidad de que su hermana llevara el embarazo. «Teníamos que tener paciencia porque era la primera vez en Neuquén que se quería hacer una subrogación de vientre».

Su médico especialista en fertilización asistida, Ricardo Cáseres, fue quien los contactó con el abogado Marcelo Iñiguez; él se encargó de llevar adelante su caso que sentó precedente en la provincia.

«Contactamos al abogado que nos dijo que teníamos que tener paciencia porque era todo nuevo. Puso su estudio de abogados a disposición y, el 30 de octubre de 2018, la obra social autorizó el tratamiento de fertilización con la transferencia del embrión y la subrogación de vientre».

A los tres meses empezamos, una vez que la norma legal entró en vigencia. «En julio de 2019 comenzaron con la estimulación ovárica de Tamara para hacer la inseminación y la posterior transferencia e implantación de los embriones».

Después de que los tres se sometieron a diferentes tratamientos y procedimientos, en octubre 2019 hicieron la transferencia del embrión que hoy está gestando Marité.

«Estoy muy feliz de que voy a ser madre, en el segundo intento de transferencia de embrión que hicimos, me llama Marité y me dijo que había dado positivo. La reté. Le pregunté por qué no había esperado a los análisis de sangre, pero era tan fuerte el resultado que indicaba que tenía tres semanas, que supe que era real” relata Tamara.

“Hoy veo a mi hermana con la panza, a mi bebé que va creciendo, y por un lado me da miedo que no llegue a término, pero me siento sumamente feliz, agradecida de la familia que me toco; de mi hermana, que siempre fue mi puntapié. Desde chicas siempre fuimos muy unidas. Y también bendecida por el hombre que tengo al lado, con quien somos felices con la futura llegada de nuestro bebe», sostiene Tamara.

«Cuando uno realmente quiere algo tiene que luchar. Nosotros hace rato que venimos peleando y ahora que mi cuñada está embarazada estamos muy ilusionados», manifestó Juan Carlos.

A fines de 2018, el juez José Ignacio Noacco, a cargo del Juzgado de Familia 1, autorizó a que iniciaran un tratamiento de subrogación de vientre por sustitución. El fallo ordena que el bebé sea inscripto como hijo biológico de Tamara y Juan Carlos. El magistrado dejó escrito en su fallo que el ofrecimiento refleja “altruismo, generosidad y amor fraternal”.

Tamara cree que contar su historia va a abrir las puertas a muchas parejas que están en la misma situación y quiere aclarar que el abogado que los ayudó no aceptó dinero para llevar adelante el caso. «Mi consejo es que nunca bajen los brazos, hay que insistir».

Marité también quiere agradecerle a los vecinos y amigos de Loncopué: «Nuestra familia es muy unida; somos de un pueblo re chico donde el festejo de uno es el de todos. En el pueblo todos cuidan la panza, se alegran. Somos diez mil habitantes».

«Formar una familia es un derecho humano»

El abogado Iñiguez aclara que «si bien no está expresamente incluido en el Código Civil y Comercial, tampoco está prohibido. No es una práctica prohibida y se autoriza porque toda persona tiene derecho a constituir una familia. Frente a algunas dificultades biológicas, la ciencia viene a contribuir para que la persona pueda acceder a ese derecho humano. Más allá de que en el mundo no haya un consenso general, en casi la mitad de los países occidentales autorizan estas prácticas, sea porque lo hace expresamente o porque no se lo prohíbe, como en Argentina».