27 Jul, 2019 por

Ricardo Zúñiga: «“Todo esto en medio del fuego, explosiones. Fue algo que quiero sacar de mi cabeza»

Nada volverá a ser igual para Ricardo, testigo y colaborador en el accidente de ayer en 7 lagos. Es un joven que manejaba un auto de alquiler ya que es su trabajo pero se encontró con la escena del accidente y decidió ayudar a las víctimas en los minutos posteriores al accidente. Auxilió a un hombre atrapado del otro lado del fuego y brindó apoyo a los rescatistas.

El hombre junto a Joel Guentemil vivió horas dramáticas, «los momentos críticos son aquellos que nos definen» dijo a la radio con la que habló esta mañana. Ricardo Zúñiga no analizó tal vez su frase, el protagonizó un rescate dramático en el kilómetro 2.161 de la Ruta 40.Ayer a las 7 emprendió su viaje a Villa la Angostura para buscar un auto alquilado que la empresa donde trabaja dejó allá. Cuando regresaban al mediodía doblaron en la curva de «la banana» como le llaman y se econtroaron con un panorama desolador, llamas y explosiones aturdían el bosque pacífico de la cordillera.

Habló Zuñiga con Radio Seis y contó “Estaba saliendo combustible del camión”, indignado por la reacción de muchos conductores que solo giraron y se fueron del lugar. «Nadie se preocupó por lo que estaba pasando » dijo.

En el lugar encontraron al chofer del camión y a otras dos personas fuera de los vehículos. El junto a su compañero de viaje Joel les preguntaron si había más gente involucrada pero los gritos y llantos eran mas fuertes que las respuestas que buscaban. Solo pudieron retener que había alguien encerrado en uno de los vehículos.

Frente al fuego gritaron para buscar nuevas voces en medio de la montaña, hasta que escucharon una respuesta del otro lado de la cortina de fuego. Esquivaron el camión que estaba consumiéndose por el fuego, subieron a una lomada, ascendieron unos 100 metros y bajaron hasta un árbol donde estaba Cacho, que no podía sostenerse en pie y estaba apoyado con muy poca energía contra el árbol. “Todo esto en medio del fuego, explosiones. Fue algo que me quiero sacar de mi cabeza”, expresó. Silvia se sumó con un uniforme de Parques Nacionales para colaborar.

Luego de sacarlo de la zona de peligro lo cubrieron con una manta y aguardaron la llegada de la ambulancia. Buscaron por la zona del cañadon que se forma en la curva. Luego Silvia colocó unas cintas para ver el viento y que el helicóptero pueda aterrizar sobre la ruta.

“No sé si fue una decisión mala. No me importa, lo único que quería era ayudar”, dice en la radio. “Se me pasó toda mi familia por la cabeza”, dijo.

Lo cierto es que esta tarde ayudaron a Cacho, quien formaba parte del equipo técnico del Ente Provincial de Energía del Neuquén y había estado trabajando en restablecer el servicio en Villa La Angostura. “Nos comentó que tenía hijos”, recordó sobre el tiempo que pasaron hablando y en el que buscaron darle contención y decirle que iba a estar bien. Una promesa que esperan se cumpla con el correr de las horas.

En el lugar escasean las señales de celular haciendo imposible una rápida comunicación ante una emergencia de tal magnitud. De hecho, resaltó que los primeros en llegar fueron el personal de Parques Nacionales y los habitantes de los campos cercanos.

Más tarde se les unió una mujer, a quien considera una médica, que fue quien tomó las decisiones sobre los heridos. Una hora después una camioneta con un bombero que también ayudó en las maniobras de primeros auxilios. La ambulancia tardó media hora más.

Fuente: La Angostura Digital