23 Abr, 2019 por

Rolando Figueroa: “No se valora el trabajo genuino de nuestra gente”

El vicegobernador Rolando Figueroa dijo hoy que el Gobierno Nacional «no valora el trabajo genuino de nuestra gente, le da la espalda a nuestros productores de fruta, los ahoga con políticas que achican cada vez más el mercado interno; y también con tarifazos impagables. Hay una notable ausencia del Estado en acciones estratégicas que son necesarias para compensar los desequilibrios propios de una economía que está enferma».

«Es triste ver a nuestros chacareros regalando miles de kilos de frutas, su trabajo de todo un año en Plaza de Mayo, para que todos se enteren que trabajan a perdida y para que su voz se escuche en la Casa Rosada. Mientras que los intermediarios y los grandes supermercadistas se benefician a costa de los productores genuinos”, agregó el vicegobernador neuquino.

«El Gobierno Nacional no cuida a las economías regionales ni controla la inflación. El mercado financiero le tomó el pulso para seguir haciendo negocios y ahora por necesidad electoral pone parches con los precios, a destiempo, que aumentaron lo suficiente como para aparentar una estabilidad que no es tal», señaló el mandatario neuquino.

El vicegobernador Figueroa puntualizó que «los productores del Alto Valle del Río Negro y Neuquén han sido muy claros al explicar la grave situación que enfrenta esta economía regional, vital para nuestra zona. Ellos van a recibir entre 2,5 y 3 pesos por kilo de fruta, pero producirlo les cuesta 5 pesos o más, y por esa razón están pidiendo una compensación de 1,50 pesos por kilo».

«No podemos descuidar más a quienes generan empleo genuino, a los actores de la economía real, de la Argentina profunda; quienes producen para exportar, para obtener dólares sanos que no nos hunden como los del FMI», manifestó.

Rolando Figueroa finalizó diciendo que «desde la década del ´90 a la fecha se han fundido 4.000 productores, según datos de las propias cámaras. Hoy quedan en pie unos mil valientes que apuestan por el trabajo y la generación de riqueza, no por la timba financiera».