1 Ago, 2019 por

San Martín de los Andes: matrimonio sometió a dos mujeres a explotación laboral y fueron condenados

 

El modus operandi de la pareja era captar mediante avisos laborales en medios de comunicación de Bolivia, a jóvenes madres, para traerlas a trabajar a Argentina en tareas domésticas. Al llegar al país, las jóvenes eran maltratadas verbalmente y esclavizadas a trabajar desde la madrugada hasta la noche, con restricciones de bañarse y las hacían dormir en colchones en el piso o en el sillón de la vivienda. Cada tanto las llevaban a cubrir turnos a los locales comerciales que tiene la pareja en nuestra ciudad.
 
La investigación surgió luego de que una de las jóvenes llegó al hospital local, donde contó la situación que estaba viviendo y expresó a los médicos que la tenían trabajando todo el día y que no podía volver a su país. El fiscal federal José Nebbia destacó que las mujeres no sólo no podían volver a Bolivia, sino que la pareja de comerciantes -que son de origen boliviano pero están radicados desde el 2008 en San Martín- les había generado una dependencia (deuda) económica desde que las contrató con engaños, inclusive con un aviso en diarios regionales de Bolivia que daban un viso de seriedad a la contratación.
 
Cuando se instrumentó el operativo de rescate, se encontró a otra persona también captada por el matrimonio y obligada a trabajar sin descanso, con imposibilidad de regresar a su lugar de origen. En la casa se secuestró también otros documentos de personas que no se hallaban o estaban ausentes.
El dueño de los negocios fue condenado a 5 años de prisión efectiva, y a su pareja a dos años y medio de en suspenso por “captación, traslado y acogimiento” de las víctimas con fines de explotación laboral, “con el agravante de haber mediado engaño y abuso de situación de vulnerabilidad” de las jóvenes.   

Durante los allanamientos a los tres locales de los propietarios se incautó dinero y una camioneta utilizada “en la comisión de los delitos o fruto de los mismos” que fue destinado a la reparación de las víctimas -dos mujeres de origen boliviano – y el resto del monto se puso a disposición del Consejo Federal de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas.


 
 
 
Fuente: Diario Río Negro