19 May, 2020 por

Se realizó la primer cirugía de un tumor cerebral con paciente despierto en la Patagonia

La paciente, oriunada de Zapala, fue operada el 11 de mayo y no presenta secuelas.

Por primera vez en la región, un grupo de expertos realizó una operación para extraer un tumor de la cabeza a una paciente despierta.

La intervención se llevó a cabo en la Clínica San Agustín el pasado lunes 11 de mayo.

Desde la clínica manifestaron “en nuestra institución se ha llevado a cabo la primera intervención quirúrgica para la exéresis de un tumor cerebral con paciente despierto.

También es la primera en la región patagónica”.
La paciente, que fue intervenida el pasado día lunes, se encuentra estable, sin secuelas neurológicas y no refiere ningún recuerdo doloroso o desagradable en relación con ésta.

“Este tipo de cirugía de tumores cerebrales en pacientes despiertos es una técnica que disminuye la probabilidad de secuelas, permite identificar -y, en muchos casos, preservar- las áreas funcionales primarias importantes (lenguaje, movimiento, visión)” explicaron los expertos.

En la página oficial de la clínica los médicos detallan el procedimiento llevado a cabo.
“Consiste en una primera fase donde se realiza anestesia general durante la fase de apertura. En esta etapa, se accede al cerebro a través de la extracción de una ventana en el cráneo (craneotomía) Una vez allí, se procede a despertar al paciente, quien permanece en vigilia (despierto) mientras se realiza un mapeo de toda la zona expuesta con un estimulador cortical para buscar las áreas importantes que deben ser conservadas porque desempeñan funciones fundamentales”.

Mantener al paciente despierto ayuda a disminuir el riesgo de daño y a preservar las funciones primarias.

Durante la intervención, el paciente, debe ir respondiendo preguntas y test mediante los cuales se evalúa la posible repercusión de las funciones cerebrales que pueda generar la manipulación del cerebro.

“Se valora el lenguaje y las zonas motoras en “tiempo real”. De ese modo, se asegura que la manipulación de las áreas cercanas al tumor no afecten a estas facultades. Una vez hallada la vía de entrada “segura”, se reseca el tumor con ayuda de tecnología avanzada, como son el Microscopio quirúrgico y aspirador ultrasónico.
De esta manera, el mejor “monitor” de la función cerebral es el mismo paciente” detallan.

El diagnóstico preoperatorio, de las lesiones, se realiza con tecnología específica.
“Mediante modernas técnicas de Resonancia Magnética Nuclear (3 Tesla, en nuestro caso), se pueden identificar las áreas funcionales importantes (lenguaje, movilidad, vista) y el “cableado” de las mismas” manifestaron.
Con estos estudios el neurocirujano obtiene una visión más exacta de la situación del tumor y de esta forma puede programar un desarrollo quirúrgico más exacto.

Además aseguran que “la recuperación del paciente en una Unidad de Terapia Intensiva de alta calidad tecnológica y humana, es fundamental para que el éxito sea completo”.
Desde la clínica resaltaron “nuestra Institución posee el equipo tecnológico de primer nivel necesario para poder realizar esta “hazaña” médica. Pero sin duda, el equipo médico altamente calificado para llevar todo el proceso con seguridad y éxito, es fundamental. Ellos, en definitiva, son los que deben llevarse los honores”.

El equipo de expertos está conformado por:
el Dr. David Martinez (Médico Neurocirujano)
el Dr. José Luis Vera (Médico Anestesiólogo),
El Dr. Carlos Gordillo (Médico neurocirujano),
Cecilia Meliqueo (Lic. en Enfermería),
Lucía Rosa Candía y Julieta Campos (Técnicas Instrumentadoras).