29 Dic, 2019 por

Trabajan día y noche para coser las banderas que recibirán a River en San Martín

 

Carmen y Susana comenzaron con ésta ardúa tarea el día sábado para recibir al plantel de River en nuestra ciudad. Ambas mujeres, hinchas de River Plate, son las encargadas de coser los cientos de metros de telas blancas y rojas que utilizarán los hinchas al costado de la Ruta 40 el día 3 de enero cuando arribe el plantel del muñeco Gallardo.

Susana Cárdenas está en su casa. Tiene 45 años, 6 hijos y trabaja en un lavadero donde «lavo, seco y plancho» explica. Queda claro que tiempo no le sobra. Pero para su amado River se lo hace. Daría cualquier cosa por no perderse el recibimiento al mejor plantel de la Argentina, a sus ídolos, por los que tanto está haciendo… Pero no se quiere ilusionar porque «a esa hora trabajo y soy cumplidora. Aparte estamos en temporada alta», plantea sus dificultades quien recién pudo conocer el Monumental en el 3 a 0 ante Racing en la Libertadores 2018.

Su pasión es tan grande como los 1.600 kilómetros que separan al lago Lácar del Monumental. Cuenta con una sonrisa que cuatro de sus hijos le salieron «de River». ¿Y los dos restantes? «De Boca», reconoce un poco más seria… «Hoy temprano me llegaron los 100 metros de tela. Yo particularmente me encargo de los banderones, de casi tres metros cada uno. Ya llevo como 10 horas y esta noche seguro sigo de largo», dice y su pareja Oscar le alcanza otro mate. El también es del Millo.

Su sueño es conocer a Gallardo. «Me encanta desde que jugaba el Muñeco». ¿Llegará a leerlo el gran DT?

Carmen, otra integrante de la Filial San Martín Leonardo Ponzio (presidida por Eduardo Cifuentes y Daniel Alarcón), está a pocas cuadras. También laburando sin parar y en silencio en su taller de costura. Tiene en sus manos una «enorme» responsabilidad. «Estoy haciendo la bandera más grande que habrá en la Patagonia, de 75 metros de largo y 4,50 de ancho. Los chicos me trajeron la tela a las 7 de la mañana y sigo. Pero no me quejo, esto me encanta, es de lo más lindo que me pasó porque River es mi pasión», comenta esta entusiasta fabricante de ropa y madre de cuatro hijos (Agustina, Enzo, Fernando y Erick)

«Era mi sueño, se va a hacer famosa la bandera. Y quién te dice que algún día tenemos la dicha de que ingrese al Monumental. Yo me conformo con que los jugadores la vean desde la ventanilla del micro que los lleve del aeropuerto al hotel», expone humildemente, con su bajo perfil.

Uno de los recuerdos más preciados como hincha es «haber estado en la despedida de Morita. Ahí conocí la cancha, uno lo ve de tan lejos, estar ahí fue indescriptible, se me pone la piel de gallina», rememora y hasta revela sus cábalas futboleras. «No mirar los partidos, me pongo tan nerviosa que limpio la casa de punta a punta hasta que termina el partido del Más Grande».

No juegan, pero Carmen y Susana también transpiran la camiseta por River. Son las abanderadas de la gran bienvenida al glorioso Millonario. Piel de gallina.

 

 

Fuente:LMN