25 May, 2020 por

Neuquén: Una jóven fue drogada, violada y abandonada desnuda en plena calle

La víctima denunció a su novio y un amigo.

Los hechos ocurrieron la semana pasada en la toma Almafuerte, cuando una joven fue a visitar a su novio terminó drogada, violada y desnuda en plena calle.

Por los hechos se investiga a dos hombres, el novio de la mujer y a un amigo de él.

La Fiscalía de Delitos Sexuales aguarda pericias clave para acusar a los hombres, que ya fueron notificados de la causa.

Según contó la víctima, una enfermera de 27 años, el domingo pasado salió de trabajar y fue hasta la casa de su novio en la toma Almafuerte.
Una vez allí se fueron con su pareja a la casa de un amigo de él, que vive enfrente, quien los estaba esperando con unas cervezas.

La víctima contó que bebió un vaso de cerveza y a los pocos minutos comenzó a sentir los brazos y piernas adormecidos.

Después de eso solo tiene algunos recuerdos intermitentes de lo ocurrido. Principalmente recordó tres momentos.

El primero recuerdo que tiene es el de despertar en una cama absolutamente desnuda, pero apenas pudo mantener sus ojos abiertos antes volver a dormirse.

El segundo recuerdo que tuvo, fue del amigo de su novio acostado a su lado totalmente desnudo quien le dijo que se quedara tranquila, y volvió a desvanecerse.

Y por último, el tercer recuerdo es que estando todavía desnuda los agresores la arrastraron por la calle hasta dejarla tirada a un costado. Antes de irse le recomendaron no hablar con la policía.

Precisamente una patrulla que pasaba por el lugar fue quien llamó al SIEN para que la trasladará al hospital.

La mujer fue llevada al Hospital Heller dónde contó que había sido víctima de abuso por lo que se activo inmediatamente el protocolo de atención a víctimas.

En los estudios médico forenses que le practicaron se encontraron lesiones características de un abuso sin resistencia, debido a que estaba sedada, de acuerdo con lo que surge de los informes.

La Fiscalía de Delitos Sexuales tuvo que autorizar a que la joven guiara a la Policía hasta la casa de su novio, porque advirtió que conocía el camino pero no sabía la dirección, calle, altura ni barrio.

Una vez que se identificaron las dos viviendas, la del novio y la de su amigo, se solicitaron órdenes de allanamiento.

En la vivienda del amigo del novio, donde habría ocurrido el abuso, encontraron el ambo de trabajo de la joven, que lleva el nombre de la clínica, y además secuestraron otros elementos, como prendas de vestir, para buscar en el laboratorio rastros biológicos.

Tras el procedimiento, los dos hombres quedaron detenidos a disposición de la fiscalía, que con los elementos reunidos se aprestaba para acusarlos, pero tuvieron que suspender la audiencia porque la joven admitió que no estaba segura de cuál de los dos había abusado de ella.

Ahora, se aguardan pericias clave de ADN, una toxicológica para establecer con qué tipo de sustancia la sedaron. A esto se sumará el relato de las personas que la asistieron, policías y personal de salud. Los sospechosos ya fueron notificados de la causa.