13 May, 2019 por

Vasectomía: mitos y verdades

 

Por: Dr. Hugo Moviglia

Especialista en Urología y Sexología Clínica

 

La vasectomía conocida como esterilización masculina es un método quirúrgico permanente, seguro y sencillo , que consiste en ligar los conductos deferentes para impedir el paso de los espermatozoides desde los testículos al pene.

Digamos que la cirugía hace que un hombre sea incapaz de por vida de embarazar a una mujer.

Esta práctica quirúrgica no modifica el aspecto físico de los órganos sexuales masculinos, ni tampoco tiene efectos colaterales, no afecta el deseo ,la erección, ni la actividad sexual.

Después de la intervención quedan espermatozoides  vivos en el conducto deferente y se necesitan unas treinta eyaculaciones para vaciarlos totalmente. Por lo tanto para determinar la plena seguridad de la misma, se debe realizar luego de tres meses, un espermograma con resultado “0”. Hasta entonces ,por lo tanto, y esperando esta “seguridad” en este periodo , debe usarse otros métodos anticonceptivos.

Según la ley n 26.130 está disponible esta práctica en el sistema público , en obras sociales y prepagas y es gratuita.

La vasectomía es reversible ( no en todos los casos ) a través de una microcirugía denominada vaso-vasectomía , en la que se realiza una recanalización de los conductos deferentes del paciente restaurando su fertilidad.

El paciente NO deja de eyacular , el semen contiene todos sus elementos ( en su mayoría el denominado jugo prostático) excepto espermatozoides.

El testículo produce espermatozoides y también unas hormonas llamadas andrógenos entre los que se encuentra la testosterona . Por eso reitero, que solo se impide la emisión de espermatozoides , la función hormonal continua por lo que la actividad sexual no se afecta con referencia a la erección , el deseo y el orgasmo.

La vasectomia NO ofrece protección contra las enfermedades de transmisión sexual y luego de la misma, el paciente puede reanudar la actividad sexual aproximadamente a la semana de la intervención.

Lógicamente esta práctica no la realizamos a menos que el paciente este absolutamente seguro de que no desea tener hijos en el futuro. Adquiere importancia INFORMAR en el preoperatorio lo que implica esta cirugía ,puesto que volver a ser fértil una vez realizada puede ser complicado.

Entraría en las indicaciones por lo tanto, hombres mayores de 40 años que ya tienen hijos y que no quieren tener más, y además no querer usar ningún método de planificación familiar cada vez que tienen relaciones sexuales.

Siendo una intervención sencilla y segura , adquiere notoria importancia informar muy bien al paciente de todos los métodos anticonceptivos eficaces para no tener hijos que cuenta el sexo masculino, para pensar en la vasectomía , que en muchos casos, puede ser una práctica irreversible.