6 May, 2020 por

Vinieron a trabajar desde Bariloche y vivían hacinados en la obra

La obra, en la que vivían 9 trabajadores fue clausurada por “riesgo sanitario”

Al notar movimiento en el lugar, la Uocra en conjunto con la Municipalidad, procedieron a realizar una inspección en la que, los mismos empleados, manifestaron a Guillermo Olaran, delegado de la Uocra, haber llegado de Bariloche en autos particulares.

La inspección se llevó adelante en conjunto con el Municipio, a través de la Secretaría de Planificación y Desarrollo Sustentable y el gremio de la construcción. El hecho fue informado al Ministerio Público Fiscal y derivó en una causa Judicial.

Guillermo Olaran manifestó a Lacar Digital «nosotros no permitimos que se duerma en las obras y esta gente vivían en condiciones deplorables» en referencia a la obra céntrica donde se albergaba a los trabajadores.

Al ser consultados por el delegado de la Uocra los empleados indicaron que no habían sido llevados al hospital para hacerse los controles pero que un «supuesto» médico había ido hasta el lugar para verlos, aunque el mismo no ingresó al lugar ni les realizó el hisopado correspondiente.

Actualmente se investiga cómo ingresaron a la ciudad y si efectivamente el «profesional» que llegó hasta la obra es un empleado del nosocomio local.

La obra, ubicada en Av. San Martín al 800, en pleno centro de la ciudad, fue clausurada y se inició una causa judicial para esclarecer los acontecimientos.

Según informó Olarán a este diario «los responsables de la obra dicen haber informado la presencia de los obreros a la policía y gendarmería» y aclara que estos organismos «no tienen jurisdicción sobre estos asuntos, no les compete»

Para la inspección acudieron el delegado de Uocra, Guillermo Olarán, junto al Secretario de Planificación y Desarrollo Sustentable, Santiago Rojas y al director de Seguridad Ciudadana, Mauricio Troncoso.

Allí se puedo determinar que nueve obreros oriundos de la localidad de Bariloche no solo trabajaban en la obra, sino que también dormían en ella. En el lugar, se constató la existencia de una habitación improvisada y una “cocina-comedor”, en donde pasaban los ratos libres.

En primera instancia, se dio intervención a Salud Pública, para que se realice la revisión y los controles a los nueve trabajadores. Paralelamente, la causa fue derivada al Ministerio Público Fiscal, desde donde se inició una causa.