17 Ago, 2020 por

#17A la movilización contra el aislamiento y la reforma judicial

Manifestantes en todo el país protestaron con carteles, muchos en largas caravanas de automóviles pero otros de a pie, en medio de los pedidos del Gobierno (y algunos sectores de la oposición) para no agudizar los contagios en esta etapa de la pandemia.

La marcha opositora denominada #17A se realizó esta tarde en varios puntos del país y, San Martín de los Andes no fue la excepción. Caravanas de autos, carteles y personas en la plaza San Martín reunidas bajo una misma consiga, el rechazo a las restricciones encuadradas en el aislamiento por el coronavirus y a la reforma judicial.

Fotografía: Florencia Salto

Uno de los abanderados de esta manifestación fue el actor y ex diputado Luis Brandoni quien aseguró que la marcha no fue convocada «por ningún partido político», aunque él mismo desde las redes sociales invitaba a participar en los últimos días, junto a la presidente del PRO, Patricia Bullrich, también presente en la protesta.

«Vengo a decirle al Presidente que la cuarentena puede que no exista para él pero existe para miles de trabajadores», expresó Bullrich en un video que subió a su cuenta de Twitter cuando la movilización, que se extendió por unas dos horas y media, comenzaba a extinguirse.

A pesar del liderazgo que mostraron varias figuras de Juntos por el Cambio en la movilización, otros referentes de esa fuerza la rechazaron por los peligros de contagio en plena pandemia.
«Es hora de que levante la reforma de la Justicia, no se puede hacer una Justicia a la medida de la impunidad», siguió la exministra macrista, en el vídeo donde apareció con barbijo y una bandera argentina sobre su hombro, ubicada en el epicentro de la marcha y mientras avanzan las causas judiciales que involucran a funcionarios del Gobierno de Cambiemos.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández había señalado esta semana que la convocatoria de sectores de la oposición a través de las redes sociales a la protesta del #17A «es una invitación al contagio».

La manifestación opositora tuvo presencia, no solo en Buenos Aires, el reclamo también se hizo sentir en ciudades del interior como Mendoza, Córdoba, Rosario, Mar del Plata, Bariloche, La Rioja, y Santa Fe, entre otras.

Rosario resaltó particularmente por un grupo de una decena de jóvenes autodenominados defensores del dióxido de cloro, con carteles amarillos que rezaban «Yo estoy sano» y «Televisión=manipulación» y otro grupo de jóvenes ataviados con uniformes militares, barbijos negros y cabezas rapadas, también embanderados.