11 Dic, 2021 por

Alquilar en San Martín de los Andes una difícil misión

La pandemia, el teletrabajo, las bellezas naturales, la vida cotidiana en la naturaleza han convertido a nuestra ciudad en un lugar soñado para vivir en lo ideal, pero la realidad muestra que se ha vuelto una ciudad complicada conseguir alquileres permanentes.  Villa la Angostura y Bariloche también sufren esta complicación y preocupa.

Cientos de familias han elegido la cordillera para instalarse a vivir, muchos de ellas aprovechando el teletrabajo luego de la Pandemia. Junto a esto llega una temporada que por consumo interno promete gran cantidad de movimiento. Lo que indefectiblemente deriva en mas gente que quiere vivir en la zona.

En la actualidad por medio de grupos de whatsapp se organizan cientos de vecinos y vecinas para obtener información y datos de alquileres en San Martín de los Andes. En los últimos meses hubo manifestaciones que eran integradas por familias que tomaban un terreno con familias que por contrato o por diferentes motivos quedaban fuera de las propiedades que estaba alquilando.

La tenencia de mascotas y algunos otros detalles complican aún mas a aquellas personas que quieran buscar un lugar donde vivir y los precios inalcanzables para los sueldos que se pagan en la ciudad complican aún mas la situación. En el pasado mes de octubre el Registro Civil indicó que hubo 4000 radicaciones en la ciudad.

Desde el municipio local Carlos Menéndez director de viviendas local explicó a medios de la capital neuquina «mucha gente se vino a vivir de manera permanente para probar un tiempo, algunos buscan lotes, o casas pero son procesos más lentos. Se busca un alquiler primero y presiona así al mercado».

Los inmuebles que se van desocupando por uno u otro motivo se ocupan de inmediato. Los valores van subiendo sin control y esto genera broncas y manifestaciones en las redes sociales pero también desde hace un tiempo en las calles.

La situación de los propietarios de departamentos o casas que alquilan en temporadas sus propiedades es uno de los ejes del inconveniente ya que muchas viviendas que antes se ocupaban de manera permanente, por años, en la actualidad se han vuelto rentables turisticamente.

El turismo interno se hace sentir y la demanda aumenta por lo que para un propietario de departamentos o casas es mas rentable muy por encima de un alquiler por mas tiempo.

Menéndez expresó  respecto a los valores para alquilar, » que rondaban los 25.000 y 30.000 pesos previamente a la pandemia, pero hoy, superan el doble. “Es irreal respecto de los ingresos”, consideró.

Hoy el alquiler de un departamento con un dormitorio parte de los 40.000 pesos, más gastos, y uno con dos dormitorios arranca de los 50.000 pesos. “Si es que se consiguen”, aclaró.

“Los sueldos en determinados organismos del estado son elevados, pero el 80% que alquila es personal gastronómico y empleados de comercio. Y el trabajador promedio no puede pagar eso”, manifestó.

En el último tiempo, la Dirección de Viviendas de San Martín de los Andes llevó a cabo reuniones con la Cámara Inmobiliaria para evaluar el fenómeno habitacional. Advirtieron que, a raíz de la nueva ley de alquileres, muchos propietarios “decidieron quitar sus productos de la oferta porque no están de acuerdo con el tipo de actualización de los contratos. Prefieren esperar otra ley”.

Existe una gran demanda en el registro habitacional de la ciudad, la cual tiene mas de 3000 inscriptos, respecto a esto Menéndez indicó “De fondo, estamos haciendo un buen trabajo que nos genera la posibilidad de acceder tierras y dar soluciones a mediano plazo. Pero la urgencia del mes que viene nos pone en serios aprietos”, señaló el funcionario municipal.

Recordó que, desde siempre, ante la llegada de cada temporada turística, el mercado inmobiliario registraba un aumento en el valor de los alquileres en San Martín de los Andes. “Ese aumento, cada uno buscaba cómo pagarlo, pero había oferta que hoy no hay”, indicó Menéndez, al tiempo que reconoció que no hay antecedentes de este fenómeno.

En el último tiempo, algunas personas con familiares o amigos en la localidad lograron radicarse con ellos temporariamente. En otros casos, tuvieron que regresar o trasladarse a otros destinos. Muchos buscan alquileres en Junín de los Andes, a unos 40 kilómetros de San Martín. “Es una medida ante la urgencia. Estamos cerca, pero complica los traslados para los trabajos y las escuelas”, dijo Menéndez.