22 Mar, 2021 por

Brigadistas quieren recuperar instalaciones y herramientas en la Comarca Andina

El fuego arrasó con la central de incendios forestales de Las Golondrinas y causó pérdidas totales la tarde del 9 de marzo pasado. Solo un móvil se salvó.

A 12 días de los incendios que devastaron parte de la Comarca Andina, los brigadistas piden ayuda para reconstruir el cuartel de Las Golondrinas, en Lago Puelo, y recuperar las herramientas que el fuego destruyó, para volver a funcionar con normalidad.

Cuando todos los combatientes intentaban detener uno de los focos aquella tarde del martes 9 de marzo último, el fuego que se expandió por el cerro Radal destruyó la base de la Brigada de Incendios Forestales en Las Golondrinas. Las llamas avanzaron tan rápido que las radioperadoras solo atinaron a salir corriendo para escapar del fuego.

Mis compañeras dijeron que fue solo un segundo. Les avisaron que el fuego venía de atrás y cuando se quisieran dar cuenta, ya estaba agarrando todo. Salieron corriendo. Incluso, se quemaron cinco autos de mis compañeros estacionados en la base; mientras ellos intentaban sofocar el otro foco”, relató Edith Zapata, integrante de la Brigada de Las Golondrinas.

La brigadista, que lleva 12 años en ese cuartel que tiene 30 combatientes, advirtió que las pérdidas fueron totales: no solo la sede, sino también las motobombas, las motosierras y todas las herramientas manuales. Sólo se salvó del siniestro la única autobomba.

“Gracias a Dios, el móvil estaba en el otro incendio pero lo cierto es que quedamos en Pampa y la vía”, recordó Zapata.
Durante el incendio también se dañó un vehículo de la Brigada que usaban para el traslado del personal, porque en la autobomba solo entran tres personas.

Los recursos de la Brigada ya de por sí, eran escasos antes del incendio. “Además, estamos quedándonos en nuestro predio porque nos quieren usurpar. Así que ahora, el trabajo está centrado en cerrar”, recalcó la mujer.

Estamos en cero y rogando que no pase nada porque no tenemos nada. Solo algunas herramientas prestadas”.

Edith Zapata. integrante de la Brigada de Incendios Forestales Las Golondrinas.

Desde que se desató el incendio, los brigadistas deben salir constantemente ya que aún quedan sectores con puntos calientes que, con el viento, se vuelven a reactivar. Hasta ahora, solo pueden ir tres en la autobomba.

“Es todo muy triste -reconoció Zapata-. Un compañero que, antes era jefe de brigada, también perdió su casa y la casa de sus papás”, al igual que Alan Rozas, un brigadista de Lago Puelo, que había terminado su vivienda hace solo 9 meses.

Durante el incendio, los bomberos voluntarios de El Hoyo sufrieron por la rotura de dos vehículos. Joaquín Aguilera, jefe del cuartel, contó que a uno de los camiones se le rompió la bomba de agua y al otro, el turbo. “Por suerte, la gente empieza a preguntar también por nosotros. Somos voluntarios y no recibimos dinero de ningún lago. De modo que nos vamos arreglando con lo que tenemos. Afortunadamente, estamos recibiendo colaboraciones”, admitió Aguilera.

El desafío será adquirir un “kit forestal” para instalar en una camioneta de logística. “Viene un tanque con una motobomba, entonces es mucho más ágil y te permite meterte en cualquier lado. Tiene 500 litros de agua pero con eso, salvás una casa. Hay mucha gente que vive en el cerro y los camiones grandes no entran ahí”, explicó.

La situación es muy similar en el cuartel de Bomberos de Lago Puelo que ya inició una campaña para conseguir ayuda, a través de las redes sociales. “Ya de entrada teníamos pocos camiones y encima viejísimos. Uno se nos rompió en el incendio y no lo pudimos reparar”, contó Paula Méndez, la segunda jefa, y aclaró que se apunta a la compra de un camión Uro 4×4 para acceder a los sectores más complicados de la zona.

“Sería lo ideal. Hoy estamos saliendo con lo que tenemos. El camión forestal que tenemos ya está muy deteriorado. El otro día, tuvo un inconveniente eléctrico y casi se nos prende fuego. Lo trajimos y están tratando de repararlo”, detalló Méndez.