7 Feb, 2021 por

Chocaron contra un caballo y se salvaron de milagro

El animal se cruzó por la Ruta 40, a unos 4 kilómetros de Junín de los Andes. Tanto los ocupantes como el caballo resultaron ilesos.

Un verdadero susto se llevaron los ocupantes de un auto que circulaba por la Ruta 40, cerca de Junín de los Andes, este sábado cerca de la medianoche, cuando un caballo les salió al cruce. El animal impactó de lleno sobre el parabrisas del Peugeot 207 Compact. Tanto los tres adultos como el menor que viajaba en su interior resultaron ilesos.

Según explicó el oficial Federico Balmaceda, de la División Tránsito de la Policía de Junín de los Andes, el choque se produjo sobre el puente del río Chimehuin afectando a uno de los dos vehículos que viajaban juntos, provenientes del lago Tromen

“Fue a unos 4 kilómetros de Junín de los Andes, y a unos 500 metros de nuestras oficinas, al ingreso a la ciudad. Un ocupante del segundo vehículo fue quien nos alertó. Por suerte no hubo lesionados, sólo daños materiales. El caballo quedó tendido en la calzada unos minutos y luego se levantó sin inconvenientes”, relató Balmaceda, en declaraciones a LU5 radio Neuquén.

El impacto tuvo lugar a las 22.20 de anoche a pocos metros de la intersección con la Ruta Provincial 61. Los protagonistas del choque son oriundos de Junín de los Ande, habían ido a pasar el día al lago Tromen.

“Se llevaron un susto, pero de no ser conocedores de la zona podría haber sido peor. Circulaban despacio porque saben que suele haber caballos sueltos en esa zona y que de noche no hay iluminación”, aseguró el oficial.

Dijo que unos veinte minutos antes del accidente les habían alertado por animales sueltos, personal del área de Tránsito fue a retirarlos de la ruta, pero luego regresaron.

“Siempre hay de 8 a 10 animales ahí. Estamos tratando de localizar a los propietarios porque los dejan sin control para pastar en una isla, luego el caudal del río baja y los caballos deambulan cerca de la ruta. Es un peligro”, agregó.

Explicó que ese sector no está alambrado por ser una zona ribereña, es muy oscuro y el hecho de que anden caballos sueltos se constituyó en un problema constante.