28 Ene, 2021 por

Contaminación sonora: Buscan hacer cumplir la Ordenanza 1351 que prohíbe ruidos molestos en distintos sectores de la ciudad

El descontrol de escapes libres y otros ruidos molestos, sobre todo en cercanías del Hospital Regional Ramón Carrillo con los ruidos provocados por autos y motos a horas de la madrugada aumentan cada vez más. 

Ya casi no existe zona en la ciudad que se salve de los ruidos molestos provocados por autos y motos. Para luchar contra el descontrol que genera la contaminación sonora en la Plaza Centenario un numeroso grupo de vecinos de la zona centro y barrios periféricos comenzaron a reunirse con funcionarios para buscar la solución a la problemática que atormenta al Hospital Regional y a toda la comunidad de San Martín de los Andes.

Un conjunto de autos y motos a diario se estaciona en la Plaza Centenario desde la noche hasta entrada la madrugada. Los llamados «cortes» de los motociclistas -esas explosiones que parecen tiros de armas -, las fuertes aceleradas de los automovilistas, el volumen excesivo de la música y las picadas que este grupo corre en sus vehículos por la Av. San Martín y la calle Cnel. Díaz les está imposibilitando la tranquilidad a muchos ciudadanos. Los reiterados ruidos que provoca el grupo de motos y autos afectan directamente a la terapia intensiva del Hospital Ramón Carrillo ya que su ventana da a la Plaza en donde ocurren los hechos, también perturban el bienestar de los vecinos y afectan a la Hotelería zonal, como es el caso del Hotel Antiguos.

 

Según la Ordenanza 1351 que se encuentra vigente desde 1993 se prohíben este tipo de ruidos molestos, pero esta ley no es suficiente para calmar la falta de empatía de varios propietarios de automóviles y motos con escapes libres. Por tal motivo los ciudadanos del grupo “Vecinos de acción” se propusieron solucionar el problema que los interpela y decidieron presentarse en el bloque de Juntos por el Cambio en donde los atendió el Concejal Jorge Zabala junto con su asesor José Albornoz. Zabala los escuchó y logró un pedido a obras públicas de reductores de velocidad en calle Coronel Díaz y en Callejón de Torres, ya que son los principales lugares en donde se hacen las picadas.

 

Por otro lado, los “Vecinos de acción” asistieron a encuentros con el jefe del Comando Radioeléctrico, Roberto Ardolino quien asumió un gran compromiso que, hasta el momento, marca la diferencia en el accionar ausente que presenta el Departamento de Tránsito en relación a la problemática vecinal. También están trabajando en conjunto con el Juez de Faltas Carlos Sánchez Galarce para ver la posibilidad de la modificación en la ordenanza vigente para lograr que las multas sean más severas y se retengan las unidades que produzcan sonidos inoportunos, buscando así un cumplimiento de la ley y la tranquilidad comunal.

Sin embargo, el trabajo constante que hacen las vecindades, el paliativo que les brindó el Concejal y la colaboración de parte de los funcionarios no es suficiente para solucionar el problema. El grupo de vecinos destacó a Lacar Digital que necesitan más apoyo del área de tránsito municipal, piden que se involucren y les brinden ayuda urgentemente concientizando a los actores de los ruidos para que se den cuenta de cómo afecta esto a la comunidad en general.

Las gestiones se llevan adelante por parte del bloque y se espera resolución de todos los temas a la brevedad.