23 May, 2022 por

Córdoba: Boca es el nuevo campeón del fútbol argentino

Boca goleó 3 a 0 a Tigre y se coronó campeón del fútbol argentino. La final de Copa de la Liga contó con un gran arbitraje del neuquino Darío Herrera. Rojo puso el 1 a 0 tras blooper del arquero, Fabra un golazo el segundo y el juvenil Vázquez el tercero.

Boca se coronó campeón de la Copa de la Liga del fútbol argentino tras ganar 3 a 0 ante Tigre en el estadio Mario Alberto Kempes, en Córdoba. El partido tuvo un buen arbitraje del neuquino Darío Herrera.

El partido arrancó con todo, entre un Boca que va al ataque y un Tigre que no se achica. A los 5 minutos, el Matador dispuso de la primera clara, en un centro de Zabala y Cabrera que no alcanzó a darle buena dirección de cabeza.

Pasados los 15 minutos, el xeneize se adueño de las acciones y el arquero del equipo de Victoria fue exigido por Villa.

Luego, a los 17, tras una asistencia de Villa, Benedetto definió contra el segundo palo: marcó el tanto, pero lo anularon por off side a instancias del VAR.

Creció Tigre en el juego pero justo en la última Boca encontró el gol con un cabezazo de Rojo y una floja respuesta del arquero Marinelli, al que se le escurrió entre las manos.

Agrandado por la ventaja, Boca entró con todo en el complemento. Un cabezazo de Salvio que pasó cerca y un temate de Villa que se desvió en un defensor fueron las primeras aproximaciones del complemento.

Sobre los 13, Tigre estuvo dos veces cerca del empate, en ambas a través de Retegui, un ex Boca. Primero Rossi evitó el gol y luego Mateo no llegó a conectar bien de cabeza en el área chica.

No hay dos sin tres y sobre los 20 Retegui falló una imposible tras un rebote de Rossi. Solo, la tiró afuera…

Pero las que no se hacen en un arco, se hacen en el otro. A los 22, Fabra metió un bombazo. Dos a cero y el título a un pasito… Tigre acusó el impacto y llegó el tercero del pibe Vázquez tras una buena acción de Villa.

Tigre intentó, pero no pudo con Boca que sumó su título número 72. Los dirigidos por Sebastián Battaglia saldó la asignatura pendiente que tiene en «La Docta», donde perdió las dos últimas finales que jugó ante San Lorenzo por la Supercopa Argentina en 2016 y frente a Tigre por la Copa de la Superliga en 2019.

Espuma, fiesta y este domingo el fútbol argentino tiene un nuevo campeón.

-> Cómo llega cada uno

El equipo dirigido por Sebastián Battaglia asumirá su primera final del semestre, con la gran recompensa de que si gana obtendrá el título y la clasificación para la Libertadores de 2023, mientras que la segunda será el jueves próximo en La Bombonera ante Deportivo Cali, al que necesitará vencer para avanzar a los octavos de final de la actual edición de la Copa.

Por esa razón, Battaglia pondrá en Córdoba a su 11 de gala, con dos cambios en relación a la formación que el martes último igualó con Corinthians (1-1) en La Boca, que serán los regresos de dos piezas claves como el defensor Marcos Rojo y el delantero Sebastián Villa, ambos suspendidos en la Copa.

Los que saldrán del equipo serán el peruano Carlos Zambrano y el delantero santiagueño Exequiel Zeballos. Boca construyó su campaña en la Copa de la Liga con un segundo puesto en la Zona B detrás de Estudiantes de La Plata, luego en los mano a mano eliminó a Defensa y Justicia y a Racing Club.

Tigre, por su parte fue cuarto en el mismo grupo que los «Xeneizes» y en los mano a mano eliminó a River Plate y Argentinos Juniors, mientras que ante Boca jugó por última vez en la última fecha de la zona y perdió en Victoria por 2-0 con goles de Darío Benedetto y Luis Vázquez.

El «Matador» de Victoria disputará la instancia final del torneo, con la enorme chance de que si la gana estará en la Libertadores del año próximo, a tan solo cinco meses de lograr el ascenso a Primera División, y en caso de alzar el trofeo logrará una marca que muy pocos equipos tienen: regresar a la máxima categoría y ser campeón.

En total, Boca y Tigre se enfrentaron en 78 partidos oficiales, con 51 victorias de los «Xeneizes» contra 14 del «Matador» y 13 empates. Boca también prevalece en la cantidad de goles marcados: 183 tantos contra 82 del equipo de Victoria. La final promete un marco espectacular en las tribunas del estadio cordobés, con 52.000 hinchas y entradas agotadas, 35 mil por el lado de Boca y 17 mil para los de Tigre.