24 May, 2021 por

Cotesma despliega la primera fibra óptica subacuática en la Argentina

La cooperativa telefónica de San Martín de los Andes (Cotesma) tendió la primera fibra óptica subacuática del país. Este proyecto, que comenzó dos años atrás y requirió una inversión de 10 millones, permitirá llevar el servicio a las familias que viven en Villa Meliquina, Neuquén.  

“En este contexto de pandemia estamos muy orgullosos de tender la primera fibra óptica subacuática en el país», enfatizó Juan Carlos Astete, titular del consejo de administración de Cotesma. 

El tendido de la fibra, realizado con equipos de buzos, se concretó en dos días de trabajo, pero el proyecto comenzó dos años atrás. «Después de dos años de trabajar en el sueño podemos decir que es una obra histórica para el mundo cooperativo», remarcó Astete.

Agregó que «la posibilidad de llegar con tecnología a lugares difíciles, sólo lo hacen las cooperativas, el cooperativismo paso a paso, está haciendo esta Patria federal que todos soñamos».

El proyecto comenzó a concretarse con el aporte del Enacom por $6,5 millones, que el año pasado representaba el 80% de la obra. El resto, hasta los $10 millones totales, fue aportado por la cooperativa, que en este proyecto tuvo como proveedor a la firma Tecnored.

La fibra fue tendida entre la cabecera oeste del lago Meliquina, a 40 km de San Martín de los Andes, hasta la península y de allí a la cabecera este donde está la villa homónima.

En Villa Meliquina viven unas 500 personas, que hoy tienen servicio de internet provisto por Cotesma por el sistema de saltos radioeléctricos a través de la montaña. Es un sistema «muy complicado especialmente en invierno porque se nos congelaban los paneles, las baterías y se cae el enlace», explicó.

Estos enlaces que hoy permiten tener internet a 300 usuarios en la villa «van a ser reemplazados por la fibra cuando esté operativa». La fibra, aclaró Astete, será iluminada y puesta en funcionamiento cuando se complete el enlace físico terrestre hasta el nodo que tiene previsto Arsat en la ruta de los Siete Lagos.

El nodo de Arsat será el que le de la conectividad que necesita la fibra que se apoya en el fondo del lago, y que fue «construida especialmente en China» para este proyecto.

Además del trabajo de ingeniería para asegurar la fijación y funcionamiento de la fibra, el proyecto requirió de varios estudios de impacto ambiental que fueron realizados a pedido de Parques Nacionales. Incluyeron estudios del fondo del lago, la batimetría del mismo y la utilización de sondas para poder diseñar la traza por donde se iba a tender finalmente la fibra.

Además del trabajo de campo en el lago, se realizaron obras en «muchos kilómetros en ambos extremos» del lago, este y oeste, donde se colocaron cámaras especiales para el paso de la fibra, planteles subterráneos y aéreos para llegar a la ruta.

La iniciativa surgió después del proyecto de conexión con Chile, que Cotesma realizó con el grupo Datco, al analizar la viabilidad de tener fibra en la zona de los Siete Lagos.