8 Abr, 2020 por

Cuarentena: Se extenderá hasta el jueves 23 y será menos flexible de lo que se esperaba

Así lo definió el presidente luego de una videoconferencia con los gobernadores y hará el anuncio el domingo.

El Presidente tomó la decisión tras consultar a los gobernadores mediante videoconferencia. Se espera el anuncio para el domingo aunque aún faltan detalles sobre los sectores que pueden reactivarse. La construcción, al tope de la lista.

Desde el inicio, Alberto Fernández despejó una preocupación de los gobernadores y anticipó que Nación asistirá con 120 mil millones de pesos, parte cash y parte en créditos, para que las provincias puedan surfear la crisis económica y fiscal que detonó el coronavirus.

Así empezó la cumbre virtual del presidente con los gobernadores este martes pasadas las 17 horas, y se acordó que la cuarentena​ seguirá más allá del 12 de abril y solo se «flexibilizarán» pocas actividades, de manera escalonada y selectiva.

Fuentes cercanas al presidente, mencionaron que evalúa extender el aislamiento hasta el próximo jueves 23 y que el anuncio oficial será el domingo de Pascuas.

La videoconferencia duró más de cuatro horas y fue un repaso, metódico, sobre la situación en cada provincia. Estuvieron todos los mandatarios Vía web excepto  el Bonaerense Axel Kicillof y el porteño Horacio Rodríguez Larreta que estuvieron, en persona, en Olivos.

Ante el acuerdo para extender la cuarentena, el Presidente pidió que las provincias desplieguen campañas y sistemas de protección de los adultos mayores. Es efecto de la crisis del viernes pasado con la aglomeración en la cola de los bancos y en los cajeros.

El anuncio de recursos para las provincias -en abril habrá unos $ 20 mil- es un dato político con tres mensajes: garantiza recursos para salarios y funcionamiento de las provincias, sostiene a los municipios y espanta el fantasma de las cuasimonedas.

Será en dos formatos. Por un lado, $ 60 mil millones en Aportes del Tesoro Nacional (ATN); por el otro, un fondo fiduciario por el mismo monto a una tasa de 25% anual.

Con eso, el Presidente atendió una demanda recurrente de los gobernadores y los intendentes: tener recursos para pagar los sueldos y mantener los servicios básicos frente a una caída monumental de sus ingresos.