27 Jul, 2020 por

Día del Cáncer de Cabeza y Cuello

Hoy,  27 de Julio, se conmemora el dia mundial de esta enfermedad que se diagnostica, en Argentina,  a alrededor de 6000 nuevos pacientes por año y de los cuales fallecen cerca de mil, en un promedio 2,6 decesos diarios.  Tal como ocurre con otras enfermedades de poca divulgación, ésta enfrenta el desafío mejorar los tiempos de  diagnóstico, estimados en  6 meses o más. Es por eso que la concientización mejorará considerablemente las cifras, ya que una vez diagnosticado y tratado en forma temprana, el cáncer de cabeza y cuello presenta una tasa de curación del 80%. 

En el marco del Día Mundial del Cáncer de Cabeza y Cuello, la Fundación Atención Comunitaria Integral del Paciente Oncológico (ACIAPO) está llevando adelante una campaña de concientización en redes sociales con mensajes informativos y de prevención para generar más conciencia en la población y lograr que más pacientes lleguen a tiempo a la consulta para mejorar sus chances de tratamiento. 

“Aunque es un cáncer que puede detectarse fácilmente, lamentablemente en dos tercios de los pacientes se llega a la consulta tardíamente. Por lo general, la gente minimiza los síntomas, esto tiene que ver con el desconocimiento sobre la enfermedad, pero también influye la falta de acceso a centros especializados, ya sea por razones económicas o de logística”, dijo a Lácar Digital el Dr. Raúl Giglio, médico oncólogo y Jefe de Oncología de la Unidad Funcional de Tumores de Cabeza y Cuello del Instituto de Oncología Ángel Roffo-UBA.

Tal como lo explica el Dr. Giglio, los síntomas varían según la localización del tumor, por ejemplo: si éste se encuentra en la laringe o en la faringe, lo más probable es que se presente disfonía o dificultad para tragar y puede manifestarse un bulto en el cuello. Los signos y síntomas de este tipo de cáncer son concretos: úlceras en la boca o lengua, dificultad para tragar, disfonía, sangrado de encías o bultos en el cuello. En caso de que cualquiera de ellos  ersista por más de 10 días, se debe realizar una consulta médica. 

En cuanto a los factores de riesgo tradicionales para desarrollar alguno de estos tumores se encuentran la ingesta desmedida de alcohol y el tabaquismo, que incrementan 40 veces la posibilidad de desarrollar un tumor de cabeza y cuello. Y a éstos se ha sumado también durante los últimos años el virus de papiloma humano (HPV). “En los pacientes fumadores, hablamos de un atado por día, y respecto del alcohol implica ingestas de medio litro o un litro por día; el único procedimiento preventivo es dejar de fumar y consumir alcohol en forma responsable”, agregó el Dr. Giglio.

Entre los tratamientos disponibles, se encuentran la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia, que serán utilizadas dependiendo del tamaño del tumor. Incluso para los estadios más avanzados hoy existen alternativas innovadoras que han demostrado excelentes resultados en ralentizar el avance de la enfermedad. El tratamiento de la enfermedad se determina según el tamaño de los tumores. “Es importante que la gente sepa que si el tumor es pequeño la posibilidad de curación ronda el 80 por ciento. En cambio, si el tumor es grande, la curación baja al 30-40%.” explica el Dr Giglio.

 “Hoy tenemos identificadas tres demoras en el diagnóstico: una del paciente, que no identifica los síntomas; luego, del primer profesional que lo ve, que no piensa que puede tener un tumor y, finalmente, una vez hecho el diagnóstico, está la demora hospitalaria, donde el paciente tiene que encontrar quién lo trate, porque no todos los centros tienen la adecuada infraestructura para el tratamiento. Estos tiempos de demora significan unos 6-9 meses en promedio, es mucho tiempo”, enfatizó el especialista.