11 Oct, 2021 por

Distinción al Mérito a la ONG “Yo amo mi playa”

El Concejo Deliberante le otorgó a Distinción al Mérito a la ONG “Yo amo mi playa”, por sus campañas de solidaridad de limpieza y cuidado de playas, lagos, ríos, senderos y montañas en nuestra ciudad.

El pasado sábado 19 de septiembre la ONG, Yo amo mi playa, realizó una Jornada de limpieza de la Costanera Junto a Bomberos Voluntarios y el grupo Scout Nehuen Mapu, esta vez a la vera de la Ruta 40, en el tramo comprendido entre la Costanera y Catritre. De esta iniciativa participaron alrededor de 100 vecinos que contaron con la colaboración de Bomberos Voluntarios y el Rotary Club SMA, recolectándose una gran cantidad de residuos.

“Yo amo mi playa” es un ONG fundada en la ciudad de Pinamar, por el activista Gastón Caminata y con el pasar de los años fue expandiéndose a distintos puntos del país llegando así a San Martín de los Andes, en 2019. Es una organización que se creó con el objeto de cuidar y preservar nuestra naturaleza, llevando a cabo actividades como limpieza de playas, montañas y lagos.

“Yo amo mi playa” San Martín de los Andes, tuvo sus inicios en el año 2019 de la mano de Germán Hubble y un grupo de vecinos que notaba que las playas y los espacios públicos se encontraban con mucha basura. Así fue que junto a un grupo de voluntarios, quienes ya venían preocupados por las mismas cuestiones, organizaron una limpieza y recolección de basura en el Arroyo Pocahullo.

Esta ONG realizó además otras campañas como la limpieza de lugares públicos, un basural clandestino al costado del regimiento, limpieza de los diferentes miradores y senderos a lo largo de la Ruta 40 y no cuenta con ayuda estatal de ningún tipo y los artículos para la limpieza son donados por los propios vecinos.

Yo amo mi playa, con su referente Germán Hubble, asistieron a diferentes colegios a dar charlas para contar lo que hacen y generan conciencia sobre el cuidado y limpieza del Medio Ambiente.

Al agradecer, Germán recalcó la necesidad de concientizar sobre el cuidado del medio ambiente. “Vivimos en un paraiso, y que en cuatro kilometros de la ruta 40, sacar 3 volquetes de basura, no es para nada agradable. Ni para nosotros ni para los visitantes. Asomarse a los miradores, que son alucinantes, y ver esta cantidad de latas y botellas es inhumana”.