22 Nov, 2020 por

Fijan de pena de prisión a imputado por intento de abuso sexual

Por acuerdo pleno entre la fiscalía, la defensa del imputado y la querella, un hombre fue declarado penalmente responsable y condenado a la pena de cuatro años y nueve meses de prisión efectiva por haber intentado abusar sexualmente de una mujer en la ciudad de San Martín de los Andes.

Durante la audiencia realizada ayer por la mañana, el fiscal del caso Maximiliano Bagnat describió ante un juez de garantías el acuerdo al que arribaron las partes, que prevé la declaración de responsabilidad penal del imputado, L. P. T, y una condena de prisión efectiva. “Luego de analizar las situaciones que agravan la condena hemos entendido que debe ser declarado culpable, con una condena de 4 años y 9 meses de prisión”, indicó el representante del Ministerio Público Fiscal.

Para fijar la pena se tuvo en cuenta que el acusado no tenía antecedentes penales y que aceptó su responsabilidad en el hecho. También que la voluntad de la víctima, representada por el abogado  Pedro Nicolás Oyanarte, era la de concluir el proceso penal.

 

El juez de garantías a cargo de la audiencia homologó el acuerdo presentado por las partes. De esta manera el imputado fue declarado penalmente responsable y condenado a cuatro años y nueve meses de prisión por del delito de abuso sexual con acceso carnal, agravado por el uso de arma, en grado de tentativa y el cual concurre en forma ideal con lesiones leves agravadas por la situación de violencia contra la mujer (artículos 42, 54, 92 primer párrafo, 89 en función del 80 inciso once, 119 cuarto párrafo inciso d en función del 119 del tercer párrafo y 45 del Código Penal).

 

El acusado renunció a los plazos de impugnación, por lo que comenzará a cumplir la condena en forma inmediata. Hasta el día de la audiencia estuvo detenido con prisión preventiva por existir riesgo para la integridad de la víctima y peligro de entorpecimiento de la investigación, según argumentó el fiscal del caso al momento de solicitar la medida de coerción.

La teoría del caso que logró acreditar el Ministerio Público Fiscal fue que el hecho ocurrió el 5 de octubre del 2020 en San Martín de los Andes, aproximadamente las 12:15, en un sendero ubicado en un barrio de la ciudad. Allí el imputado intentó abusar sexualmente de la víctima, “con el empleo de armas y violencia física, no logrando llevar a cabo su cometido por razones ajenas a su voluntad”. Ese día, interceptó a la víctima quien caminaba por el lugar, la sujetó, le mostró un cuchillo y la amenazó de muerte. La mujer empezó a gritar y se produjo un forcejeo entre ambos. En ese contexto, el imputado le dio un golpe de puño en la cara y posteriormente ella logró escapar del lugar.