23 Abr, 2021 por

Intento de femicidio en San Martín: pedirán el sobreseimiento de Flores y Ancatel

Lo solicitará la fiscalía y la defensa. Fueron acusados de matar a César Aguilera, luego de que él violentara a su expareja en la calle. Al ver el ataque, intervinieron.

El fiscal Maximiliano Bagnat y el defensor Saúl Castañeda le pedirán hoy al juez de Garantías, Juan Pablo Balderrama, que dicte el sobreseimiento de Ricardo Flores y Carlos Ancatel, acusados del homicidio de Carlos Aguilera, ocurrido en San Martín de los Andes. El hecho se desarrolló en un contexto de violencia de género, ya que intervinieron cuando observaron que él estaba apuñalando a su expareja, Bárbara Vázquez, en la calle.

El 22 de diciembre de 2020 ella se arrojó del auto que conducía Aguilera. “Todo el tiempo fue pegándome, diciéndome que me iba a matar, que yo le iba a pagar todas las que le hice. Esas son las palabras exactas de él. En varias oportunidades vi gente e intenté pedir ayuda, pero bueno nadie tampoco paró”, contó.

Bárbara ya lo había denunciado. Ese día él llevaba un cuchillo en la cintura. Forcejearon y ella logró que el vehículo chocara en el barrio Altos del Sol. Ricardo Flores padre, su hijo del mismo nombre y Carlos Ancatel se encontraban trabajando en el lugar.

Aguilera y Bárbara se bajaron. Él comenzó a apuñalarla e intervino Flores padre que resultó herido. Los dos jóvenes intentaban frenarlo junto a otras personas y allí fue cuando murió.

Al día siguiente, Bagnat le formuló cargos a ambos por homicidio en exceso en la legítima defensa de un tercero. Estuvieron con prisión domiciliaria hasta el 8 de enero.

Castañeda explicó que en los cuatro meses de investigación se pudo determinar que no fueron los dos imputados los que mataron a Aguilera, sino que él mismo, en la pelea que sostuvo con Flores padre, terminó lesionado.

“Se determinó que la muerte no fue porque lo golpearon con piedras, o patadas, como se dijo en un momento, sino producto de una herida provocada por el mismo cuchillo que el agresor portaba. Es una herida muy pequeña pero longitudinalmente en su arteria humeral, que es en el brazo, y él muere desangrado por eso”, afirmó el defensor.

La audiencia de hoy fue fijada a las 10. En sus intervenciones públicas Bárbara siempre pidió porque no continuará el proceso penal contra los acusados. “Ellos no mataron a nadie, ellos me ayudaron, ellos me volvieron a dar la vida. Si no hubiese sido por ellos era un femicidio más”, aseguró.