10 Dic, 2021 por

Ivan Moritcz Karl distinguido como ciudadano ilustre

En la sesión ordinaria de ayer se le otorgó la distinción de “Ciudadano Ilustre” a Ivan Moritcz Karl.

Iván nació el 10 de diciembre de 1941 en Szekesfehervar, Hungría. En 1944 su familia, se vio forzada a emigrar, refugiándose en Goess (Austria), donde permaneció hasta 1950, año en que se trasladaron a la República Argentina.

En Buenos Aires, cursó estudios en el Colegio San José de los Padres Bayoneses. Sobre el fin de sus estudios secundarios, a través de su hermano, conoció al gran maestro Axel Amuchástegui, quien  marcaría a fuego su ulterior desarrollo y la vocación de pintar animales.

Asimismo, gracias a su hermana y su cuñado, entre 1962 y 1965, estudió ingeniería en la Universidad Autónoma de México. Contrariando aspiraciones familiares, abandonó los números y regresó a Buenos Aires, donde, bajo la tutela de Axel Amuchástegui volcó toda su atención al dibujo naturalista. En ese carácter, en los años 1965 y 1966 Bayer Argentina S.A. editó “Pájaros y Mamíferos Argentinos”.

Luego, hacia 1968 la Asociación Argentina de Aberdeen Angus eligió un dibujo suyo para representar la cabeza modelo de la raza que fue  identificatoria de la entidad. Por mediación de Axel entre 1969 y 1977 aproximadamente, mantuvo una fluida relación con la Tryon Gallery de Londres, en donde fueron expuestas y vendidas numerosas obras suyas. Asimismo, en 1977 fue invitado por la “World Wildlife Foundation” a exponer en Johannesburg, Sudáfrica.

Por otra parte, gracias a las salidas con sus amigos aventureros en su rol de cocinero y fotógrafo, conoció los más remotos y diversos parajes naturales, especialmente en el sur argentino. Es a partir de esa experiencia que concluyó afincándose en la provincia del Neuquén.

Cerca de San Martín de los Andes, sobre el Lago Lolog, “El Chateau” fue el escenario de cinco maravillosos y fructíferos años. Así llegó el gran salto a “El Boquete” en 1986, solitario y fascinante paraje situado sobre el mismo lago, en medio del Parque Nacional Lanín. Ahí realiza su tarea, gracias a una beca y comodato con la Administración de Parques Nacionales, en una cabaña convertida, con la ayuda de sus amigos, en atelier – alojamiento. Llegar a “El Boquete” fue el mérito de muchas personas que depositaron su confianza en él y en su obra.

 

En el año 1989, la prestigiosa joyería Swarovski le encargó 12 pinturas sobre flora y fauna, las que se utilizaron para ilustrar el calendario de ese año, el cual se imprimió en Austria. Asimismo en 1992, en la Reunión Anual de la WWF realizada en Buenos Aires, presentó una pintura de oso panda de tamaño natural.

Cabe destacar que ha realizado numerosas exposiciones y retrospectivas de su obra en San Martín de los Andes y en San Carlos de Bariloche. En el año 2016 fue invitado por el Gobierno de Hungría a una exposición retrospectiva en honor a su trayectoria; la cual  fue realizada en el Centro Húngaro de la Ciudad de Buenos Aires. En el año 2017, fue reconocido también por su trayectoria por parte de las autoridades del Parque Nacional Lanín.

En esta última etapa, se ha dedicado casi íntegramente a la flora y fauna regional, particularmente la que integra el Parque Nacional Lanín, con una fructífera producción y siempre innovando en perspectivas, colores, paisajes, animales y plantas.