12 Nov, 2020 por

La gente se cansó del conflicto y salió a juntar la basura

Luego de mas de 10 días de conflicto entre el municipio y un sector de los trabadores del municipio nucleados en ATE, afectados directamente por tachos explotados de basura, los vecinos de la ciudad comenzaron a juntar en sus barrios de manera organizada todos los desechos y los fueron depositando en bateas que colocó el municipio en dos puntos estratégicos. 

La reacción de la comunidad de San Martín de los Andes tuvo un a actitud sumamente positiva de cara un conflicto que se repite año a año sea la gestión que sea que esté al frente del municipio. La basura es sin dudas uno de los problemas mas grandes que la ciudad de San Martín de los Andes tiene. Durante cada conflicto entre gremios, trabajadores y el ejecutivo lo primero que «explota» es la basura. Se podría considerar que se trata de una falta de conciencia sobre qué hacemos con la basura diaria o simplemente es que cuando todo «funciona bien» no se nota la cantidad de residuos que se tiran en la ciudad?

Cualquiera que sea la respuesta no pueden pasar ni dos días de falta de recolección en la ciudad que todo se vuelve un caos. Algunos sectores de la comunidad no colaboran con esto y tiran con la misma frecuencia que en épocas «normales» por lo que la acumulación se vuelve un foco de contaminación y riesgo sumamente cruel para la ciudad. Se forma un ecosistema completamente descompuesto ya que tanto los animales sueltos como las lluvias o simplemente el cómo se tira la basura, convierte todo en un caos. Tachos desbordados, olores nauseabundos y animales de todo tipo haciendo un picnic desastroso.

Nada tiene que ver el reclamo de los y las trabajadores con esta situación, claramente es una consecuencia del conflicto. Es importante ahora y como enseñanza de esto plantear en las políticas públicas de la gestión municipal el trabajo y la búsqueda de soluciones a la cantidad de basura que se saca a un tacho. En distintas partes del mundo se trabaja mucho en esta conciencia y educación ecológica. Se puede reducir la cantidad de basura que se emite? La respuesta es si. Es costoso? No. Es incómodo? No.

Se requiere de una política pública de educación ecológica y de trabajar con los colegios, con los mas pequeños porque ellos son los que cambiarán nuestros hábitos. Pero para ello se requiere de una inversión en campañas publicitarias y capacitaciones a quienes deben comunicar estas nuevas tendencias.

Será momento de sacar algo positivo de todo esto. Tal vez el replanteo de cuánto se puede reducir en basura y cómo hacerlo.