3 Oct, 2022 por

Misterio y muerte en el Pocahullo: la justicia sin indicios de la identidad del cuerpo

Las primeras informaciones, daban cuenta de la presencia de un cuerpo atado con sogas y envuelto dentro del cauce del arroyo Pocahullo.

Con el correr de las horas, se van conociendo otros detalles escalofriantes, en torno al cuerpo encontrado en el arroyo Pocahullo.

El cuerpo fue encontrado pasadas las 14 horas del día domingo, abajo del puente de calle Elordi. Una mujer que caminaba por el lugar, notó un bulto sospechoso, atascado entre las ramas del cauce del arroyo y solicitó la presencia policial.

Minutos más tarde, entre la policía y personal de bomberos, sacaron el cuerpo, que hasta ese momento no se sabía con exactitud qué contenía el misterioso bulto y que a simple vista, su forma y su envoltorio, hacía sospechar el peor panorama.

El lugar del hallazgo fue escenario para decenas de personas que miraban atónitas el proceder de las fuerzas, sin poder dar crédito de lo que observaban, es que un caso de esta magnitud, no es algo habitual en nuestra ciudad.

¿Qué se sabe de la identidad de la persona?

Las primeras informaciones que llegaban del lugar del hecho y por testigos ocasionales, es que al abrir el bulto, se divisó una cabellera canosa, por lo que nos hace suponer, que se trata de una persona mayor de edad. Otro dato importante es que sería un masculino.

Si bien desde las autoridades aún no hay confirmación de la identidad, de la edad ni el género del cuerpo, las primeras informaciones de los testigos, son sólo hipótesis, hasta tanto no se lleve a cabo la autopsia y que desde el Ministerio Público Fiscal, se expidan con más detalles sobre la identidad del occiso.

Detalles escalofriantes

Uno de los detalles más impactantes del caso, es que el cuerpo se encontraba atado y tenía alrededor del cuello un alambre, según los testigos, además se podía ver a simple vista, un golpe en la cabeza. Otro de los detalles que impactaron a quienes presenciaron la escena, es que el cuerpo se encontraba atado con sogas y sábanas, estaba envuelto en una bolsa y por arriba, tenía una especie de arpillera color naranja también atada con alambre.

El cuerpo, presentaba un estado avanzado de descomposición, por lo que hace suponer que llevaba al menos unas 48 o más horas fallecido.

Hasta el momento las autoridades mantienen un hermetismo absoluto alrededor de este caso que impactó a todos los sanmartinenses y resta esperar los resultados de la autopsia, que se llevarían a cabo en la tarde de hoy en la ciudad de Neuquén capital.