9 Mar, 2021 por

Multitudinaria marcha por el 8M

Al canto de “vecina, vecino, ¡no sea indiferente! Nos matan a las pibas en la cara de la gente” cientos de mujeres y disidencias marcharon por las calles de San Martín de los Andes.

 

La concentración comenzó a las 17hs en la Plaza Sarmiento, varias mujeres y disidencias llegaron al lugar con carteles, algunos con consignas y otros con foto y nombre de víctimas de feminicidios ocurridos en la zona, como los de María Alfaro, Mirta Gutiérrez, Olga y Teresa Buamscha, Laura Vazquez Provoste.

El recorrido de la marcha contó con diferentes paradas por Gendarmería, la comisaria, la Iglesia, la Municipalidad y  la fiscalía, donde se realizaron intervenciones artísticas y discursos recordando a mujeres víctimas de violencia de género y exigiendo respuestas. Además, hubo una parada en la Inmobiliaria Daniel Romano en repudio al desalojo de las familias de chacra 4.

La marcha culminó en la Plaza San Martín, donde se escucharon las voces de las organizaciones sociales y políticas. Allí, desde Pan y Rosas recordaron a Úrsula, a Guadalupe y tantas otras víctimas, denunciaron que “el Estado es responsable porque una mujer es asesinada cada 23 horas y uno de cada cinco femicidas es parte de las fuerzas armadas”, además insistieron “es urgente que se ponga en funcionamiento la casa de la mujer en San Martín de los Andes”. Por otro lado, las representantes de la Plurinacional expresaron que “es feminicidio y no femicidio porque hay un Estado ausente, que es culpable y responsable”, al mismo tiempo que exigieron que se deje de preservar la identidad de los machistas “exigimos que se los muestre, los feminicidas tienen rostro, nombre y apellido. Queremos que se publiquen”. Como cierre del acto hubo diferentes intervenciones artísticas, que contaron con la participación de murgas y candombe.

En lo que va del año, en nuestro país, ocurre un femicidio cada 30 horas, lo que derivó en que 55 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madre. A esto se suma que 3 de cada 10 víctimas habían denunciado previamente a su agresor. En este contexto, las movilizaciones por el 8M en todo el país tuvieron como principales consignas la exigencia de un plan de emergencia contra la violencia de género y una reforma judicial feminista.